Ganadores y perdedores de la batalla presupuestal en EEUU

Mientras los demócratas salieron fortalecidos tras la crisis, los republicanos resultaron afectados y enfrentando una gran división interna

Ganadores y perdedores de la batalla presupuestal en EEUU
La crisis presupuestaria en vez de ser un trago amargo para el senador Ted Cruz, resultó en una excelente plataforma para afianzarse como el principal líder el movimiento ultraconservador del Partido Republicano.
Foto: AP

Nueva York – La batalla por el presupuesto de EEUU terminó anoche, por ahora, y aunque el futuro sigue incierto porque el acuerdo que alcanzaron los congresistas es temporal, lo que sí quedó muy claro fue quienes resultaron ganadores y vencedores en la disputa política que por más de 16 días acaparó la atención de la opinión pública estadounidense.

  • Presidente Barack Obama: Sin duda que el Presidente surgió de esta crisis más fortalecido, y aunque sus números de aprobación no subieron, tampoco bajaron como ocurrió con los republicanos, y por el contrario se mantuvieron estables. Además, el Presidente mostró una postura firme que lo ratificó como líder, al no ceder a las presiones de los republicanos que insistieron en condicionar una ley de presupuesto a que se hicieran cambios en la reforma de salud.
  • El “Obamacare”: A pesar de los insistentes ataques de los republicanos, la reforma de salud, que entró en vigor el pasado 1 de octubre, no fue alterada o privada de fondos como condición para aprobar una nueva ley de presupuesto. Además, toda la crisis creada en torno al cierre de gobierno evitó que los opositores al “Obamacare” le sacaran más provecho a los problemas que la nueva ley presentó con su página de internet healthcare.gov. Incluso, algunas encuentras revelan que el “Obamacare” es más popular ahora que antes del cierre de gobierno.
  • Harry Reid: El demócrata de mayor rango en el Senado lideró las negociaciones para conseguir una solución a la crisis, y enfrentó a los republicanos empujándolos a aceptar un acuerdo que no les otorgaba mayores victorias contra el “Obamacare”.
  • Ted Cruz: El senador por Texas, a pesar de que no consiguió que se hicieran cambios al “Obamacare” o que la ley sufriera el recorte de fondos federales, se catapultó como el verdadero líder de los ultraconservadores del Tea Party. Aunque también se ganó muchos enemigos, inclusive dentro de su propio partido, Cruz se dio a conocer a nivel nacional como una figura clave en el movimiento conservador contra la Administración Obama, lo que de seguro le facilitará el camino para conseguir una nominación a una candidatura presidencial en 3 años.
  • El Partido Demócrata: Las encuestas demuestran que los demócratas, aunque también son culpados por la crisis fiscal, salieron mejor parados en los número de las diferentes encuesta presentadas durante el cierre de gobierno. A la hora de señalar a los responsables, los estadounidenses indicaron que el Partido Demócrata solamente tenía 33% de responsabilidad.
  • El Partido Republicano: Sin duda que los republicanos fueron los que resultaron peor parados con toda esta batalla política. No solo porque las encuestas revelan que el 63% de los estadounidenses los consideran responsables del cierre de gobierno, sino porque la crisis fiscal también reveló la fractura interna que hay en este partido, que vive una “guerra civil” entre el ala ultraconservadora y los más moderados.
  • John Boehner: El presidente de la Cámara de Representantes no pudo conseguir la unidad de su partido durante la crisis fiscal, y a pesar de diferentes intentos por bloquear la aprobación de una ley de presupuesto “limpia”, sin que incluyera medidas para desmantelar el “Obamacare”, no lo consiguió. Al tratar de complacer a los republicanos ultraconservadores del Tea Party, Boehner provocó el malestar de otros miembros de su partido, lo que mostró a la opinión pública una gran división interna. Al final Boehner terminó humillado y mostrando su debilidad como líder legislativo.
  • Reforma migratoria: La crisis presupuestaria colocó de un lado las discusiones en la Cámara de Representantes sobre la reforma migratoria. A pesar de que los congresistas demócratas presentaron un nuevo proyecto de ley, para revivir el debate migratorio, el cierre de gobierno opacó la iniciativa y hasta ensombreció las manifestaciones masivas realizadas por los inmigrantes el pasado 5 de octubre, ya que no recibieron tanta atención mediática debido a que todo el mundo estaba concentrado en la crisis del presupuesto.
  • Marco Rubio: El senado por Florida, quien había logrado colocarse en una posición de liderato entre los republicanos más conservadores, fue relegado a un segundo plano durante la crisis presupuestaria debido al protagonismo que alcanzó Ted Cruz, quien incluso ahora suena como uno de los republicanos más “presidenciales” por encima de Rubio.
  • Todos los estadounidenses: Por más de 16 días el país vio como la economía se puso en riesgo y como la democracia en vez de trabajar en solucionar los problemas de la población, se convirtió en un instrumento para complicar más las vida de los ciudadanos. El cierre de parques nacionales afectó la economía de muchos comerciantes, mientras que miles de empleados públicos tuvieron que cobrar una quincena con menos dinero, entre otros efectos negativos en la población.