Laguna bioluminiscente en Puerto Rico se vuelve a encender

El cuerpo de agua en el pueblo de Fajardo muestra señales de recuperación luego de su "apagón" durante una semana
Sigue a El Diario NY en Facebook
Laguna bioluminiscente en Puerto Rico se vuelve a encender
Las autoridades locales investigan si la pérdida de brillo de la Laguna Grande se debe a la construcción de un sistema de bombeo de alcantarillado en las inmediaciones.
Foto: Archivo / EFE

San Juan – La Laguna Grande de Puerto Rico recupera poco a poco su bioluminiscencia, después de que se hayan detenido unas obras que se estaban acometiendo en sus proximidades, aunque aún se investiga si fueron las responsables de su “apagón” durante una semana.

“Hoy ya vamos a volver a organizar excursiones nocturnas a la laguna, porque se ha recuperado algo de brillo”, confirmó a Efe Miguel Hernández, de Travel Services, una de las compañías con licencia par ofrecer este tipo de servicios turísticos en kayaks y botes a remo.

Después de que la Laguna Grande, situada en el extremo noreste de la isla, haya pasado una semana sin bioluminicencia, el martes las autoridades locales decretaron la interrupción por dos semanas de la construcción en las inmediaciones de un sistema de bombeo del alcantarillado.

Anoche la secretaria de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, Carmen Guerrero Pérez, acompañada de un grupo de expertos de ese departamento, acudió a la zona para hablar con las partes implicadas y observar de primera mano cómo evolucionaba la situación.

Según detalló hoy en un comunicado, el fenómeno de la bioluminiscencia ya “muestra señales de recuperación”, aunque las investigaciones emprendidas se mantendrán abiertas para determinar con exactitud si las obras, que cuentan con los debidos permisos y han pasado todos los controles impuestos, fueron las responsables de este “apagón” o si se debió a otros factores.

Las investigaciones las llevan a cabo el Servicio Geológico de Estados Unidos, el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, la Junta de Calidad Ambiental y profesores de la Universidad de Puerto Rico en la localidad de Humacao (UPRH).

“Afortunadamente, al llegar anoche a la Laguna Grande pudimos observar la brillantez que causan los microorganismos marinos denominados dinoflagelados. Aún en los momentos que tuvimos la luna presente, pudimos observar la bioluminiscencia”, afirmó la secretaria de Recursos Naturales.

Aún así, “todavía nos preocupa saber cuáles fueron todos los factores que llevaron a la reducción drástica en el nivel de bioluminiscencia en la Laguna Grande durante los últimos días”, por lo que “continuaremos con nuestro proceso investigativo para conocer todas las razones de este comportamiento”.

Según el departamento que dirige, en 2003 se documentó un episodio similar sin que al día de hoy se conozcan tampoco las causas.

También se baraja que las intensas lluvias caídas previamente, así como factores relacionados con las mareas, hayan podido ser las causantes de un “apagón” que preocupa a la población de la zona, que en gran parte vive del turismo que atrae este fenómeno natural.

“Hasta el momento no tenemos evidencia científica de que el cambio en la bioluminiscencia en Laguna Grande haya sido provocada por la intervención humana”, ratificó el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, que se ha comprometido a hacer todo lo que esté a su alcance para proteger este ecosistema.

Según el Comité Pro Defensa del Barrio Las Croabas, donde se encuentra la laguna, en esta ocasión el incidente ha causado pérdidas de cientos de miles de dólares.

“Tenemos que conocer que ocurrió en la laguna para poder evaluar si necesitamos ser más rigurosos en nuestras reglamentaciones para proteger este preciado recurso del cual dependemos económicamente”, declaró Guerrero.

El hecho de que el cuerpo de agua dejara de brillar por unos días “puso en jaque la economía de este sector del municipio de Fajardo”, reconoció Guerrero, quien añadió que “es nuestra responsabilidad por encima de otras consideraciones proteger este atractivo natural y turístico que nos destaca a nivel mundial”.

El Senado de Puerto Rico aprobó una resolución que ordena a la Comisión de Recursos Naturales realizar una investigación sobre lo ocurrido y evaluar junto a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de la isla “nuevas alternativas para la ubicación” de las bombas que se estaban construyendo.