Vientre lleno de gases no paralizó a Jennifer Lawrence

La joven actriz, ganadora del Oscar, sigue cautivando fans con su impresionante talento y sobre todo por la honestidad con la habla de todo

Jennifer Lawrence mantiene una buena amistad con David Letterman.
Jennifer Lawrence mantiene una buena amistad con David Letterman.
Foto: AP / CBS / Jeffrey R. Staab

Se acabó la espera para los fanáticos de “The Hunger Games” porque hoy estrena en Estados Unidos la segunda parte “Catching Fire”, que permite disfrutar de la soberbia actuación de una de sus protagonistas, la adorable ganadora del Oscar, Jennifer Lawrence.

Precisamente es ella quien se ha “robado el show” durante las nueve presentaciones oficiales que se hicieron antes del estreno del filme: Lo mismo ha impactado por sus fabulosos vestidos de diseñador que por las declaraciones que han hecho reír a más de uno.

Entre esos comentarios que uno nunca esperaría escuchar de una estrella de Hollywood, Jennifer Lawrence contó anteanoche en la Ciudad de Nueva York que tuvo que ser llevada de emergencia al hospital porque tenía fuertes dolores de estómago y se pensaba que era una úlcera. Afortunadamente, sólo tenía la barriga llena de gases, confesó sin reparos al conductor David Letterman.

En Manhattan, durante el evento oficial que marcaba la última promoción de “Catching Fire” antes del estreno, Jennifer Lawrence también llamó la atención porque reaccionó -en público- como jamás lo haría, por ejemplo, una Natalie Portman y menos Meryl Streep: “JLaw” gritó como demente, hastiada por los múltiples reclamos de los fotoperiodistas… Tal vez estaba extra mega cansada.

Y es que esta de gira de promoción la ha obligado a viajar a Roma, Londres, París, Madrid y luego varios estados de EEUU. El ritmo ha sido tan fuerte, que la actriz de solo 23 años confesó que andaba “fuera de este mundo”.

Como ejemplo, mencionó: “No sabía que el Alcalde (de Toronto) estaba fumando crack”.

Todo este cansancio llega después de muchas horas de filmación, en las cuales también ha dicho, estuvo a punto de prenderle fuego a sus vestidos.

“Muchos de los vestidos que lucí eran preciosos y me sentaban muy bien, pero después de llevarlos puestos 12 horas cada día, te daban ganas de quemarlos”, reveló a Bang Showbiz.