El record que dejó Bratton en Los Angeles

Líderes tienen opiniones encontradas sobre el nuevo comisionado del NYPD
El record que dejó Bratton en Los Angeles
Bill Bratton con su entonces jefe, el exalcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa.
Foto: EFE

Los Angeles — El recién nombrado comisionado de la policía de Nueva York, William Bratton estableció buenas relaciones con la comunidad inmigrante angelina durante su mandato en el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), de 2002 a 2007.

Eso lo logró gracias a gestos como apoyar la Orden Especial 40 para que los agentes de LAPD no cuestionen a las personas sobre su situación migratoria. Sin embargo, también “hubo serios problemas durante el mandato de Bratton”, señaló Héctor Villagra, director de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) en el Sur de California.

Villagra se refirió a que los afroamericanos y los latinos en Los Ángeles eran detenidos, arrestados, registrados e investigados en mayor proporción que otros grupos raciales. “El LAPD no quiso reconocer lo que decían los números, y lo que muchos angelinos por dolorosa experiencia conocían”, recalcó.

Aunque reconoció que Bratton llevó a cabo grandes cambios en la cultura del LAPD para avanzar en el respeto de los derechos de los angelinos, Villagra dijo que el comisionado escogido por el alcalde electo de Nueva York, Bill de Blasio pudo haber hecho más para evitar los arrestos de personas cuya única ofensa era no tener un lugar donde vivir, lo cual agravó el hacinamiento en las cárceles.

Bratton estuvo siete años al frente del LAPD, durante los cuales liberó a la corporación de la supervisión federal. En octubre de 2002, el entonces alcalde James Hahn lo mandó llamar de Boston, donde era comisionado de la policía. Antonio Villaraigosa, al llegar a la alcaldía en 2005, lo mantuvo en el cargo hasta octubre de 2009, cuando presentó su renuncia.

Para Armando Pérez, presidente de Latin American Law Enforcement Association (LA LEY), Bratton hizo un buen trabajo en la reducción de la criminalidad y en promover a policías latinos.

“Estuvimos satisfechos con él”, dijo el representante de los policías latinos. “También hizo buen trabajo en mejorar la relación con las comunidades, mejor que otros jefes de la policía, y se reflejó en que la comunidad empezó a trabajar más con nosotros, además de que bajo su mandato el Departamento se liberó del ‘Consent Decree’ (supervisión bajo el Departamento de Justicia)”.

Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), consideró que el futuro sustituto de Ray Kelly aprendió a valorar la comunicación con la comunidad

“Comprendió que para poder arremeter contra la violencia y el crimen, la policía tenía que conocer a la comunidad y discernir entre los buenos y los malos”, mencionó.

“Aunque no todo fue color de rosa bajo su administración”, agregó Cabrera. “La mancha negra en su tiempo con el LAPD fue la golpiza que propinaron los policías a cientos de manifestantes inmigrantes que marchaban pacíficamente en MacArthur Park, ya que a pesar de la brutalidad de la policía hacia los manifestantes, virtualmente ningún oficial fue castigado por los atropellos”.

Pablo Alvarado, coordinador de la Red Nacional de Jornaleros, dijo que Bratton fue un defensor de la Orden Especial 40, establecida en Los Ángeles desde 1979 para que los policías no indaguen sobre la situación migratoria de las personas.

Alrededor de la web