Para trabajar, mande un texto

Guia de Regalos

Nueva York — Los mensajes de texto se usan para todo: felicitar un cumpleaños o romper una relación. Ahora, también para buscar trabajo.

Jobaline es una nueva compañía en Internet que pone en contacto a empresas que ofrecen empleos por horas, con trabajadores. El fundador es Luis Salazar, un venezolano afincado en Seattle —donde llegó trabajando para Microsoft—, a quien le llegó la idea mientras se dedicaba a ofrecer asesoría pro bono en los cafés de Seattle a personas interesadas en montar nego cios de tecnología.

“Me fijé en los carteles de las ventanas con los que los dueños del café buscaban empleados por horas”, explica este empresario, que antes ha trabajado para empresas de capital semilla y Yahoo, además de Microsoft. Ese fue el comienzo de una inquietud personal que se convirtió en Jobaline hace unos pocos meses.

La plataforma, que Salazar cofundó con su socio Mickie Mullor, y de la que es consejero delegado, permite que quien busca un empleo de este tipo en la hostelería, la construcción o ventas entre otras ocupaciones, pueda completar las preguntas de una solicitud de trabajo con mensajes de texto y de voz.

Las ofertas de trabajo, que se encuentran en la web pero también en plataformas más tradicionales como en anuncios de periódico, tienen un número para mandar el mensaje de texto lo que activa una entrevista con preguntas como “¿Qué tipo de trabajo le interesa?”,”¿Trabajaría por las noches?” y otras que pueden ser particulares de una determinada ocupación.

Si las respuestas son las que quiere oír el empresario, el solicitante de empleo recibirá más preguntas que pueden acabar en una entrevista personal.

Sus potenciales usuarios se cuentan por millones porque según el departamento de Empleo hay 75 millones de trabajadores por horas en EE.UU., 57% en empleos temporales. El 20% de estos son latinos. “Por eso hemos hecho este servicio en inglés y en español”, cuenta Salazar.

Pero, ¿qué hace una empresa de tecnología con mensajes de texto en la era de las aplicaciones?

La empresa da servicio a empresarios que están optando por el reclutamiento celular debido a que el 60% de los trabajadores usan sus celulares para buscar empleo.

Pero Salazar explica que muchas de las personas que tienen trabajos por horas no se pueden permitir pagar las tarifas mensuales de Internet en sus celulares y no usan PC. “Esa brecha digital crea una discriminación pasiva que tratamos de eliminar”, dice.

Con el servicio se eliminan muchas ineficiencias costosas para los empresarios, sobre todo de tiempo.

La solución planteada por Jobaline ha sido bien recibida desde su lanzamiento en verano en las tres ciudades en las que se puso en marcha, Seattle, San Francisco y Miami. Ya se han procesado más de 210,000 solicitudes de empleo de empresas que pagan cinco dólares por cada contratación.

“La publicidad nos ha ayudado pero el boca en boca ha sido muy importante, es responsable del 15% de nuestro crecimiento”, dice Salazar, quien recuerda que LinkedIn en el primer año completo de operaciones tenía la mitad de miembros. La empresa, en la que trabajan 15 personas, acaba de finalizar una segunda ronda de capital y ha recaudado un total de $4.3 millones. Parte de este dinero se destinará a crecer en Nueva York, Atlanta, Dallas y Arizona, en el primer trimestre de 2014.