Duplican recompensa por atacantes de pareja

QUITO/AP — El gobierno ecuatoriano duplicó ayer la recompensa para dar con el paradero de los atacantes de una pareja de japoneses, uno de los cuales murió baleado, mientras comenzó a difundir anuncios de televisión requiriendo información del caso.

Los extranjeros, identificados como Hitomi Tet Suo y su esposa Shatumy Maryko, habían llegado a fin de año a Ecuador para pasar su luna de miel, incluido un viaje a las islas Galápagos, pero el 28 de diciembre al salir de un hotel del norte de Guayaquil fueron secuestrados por una taxista quien en complicidad con otros delincuentes los balearon para robarles.

Hitomi Tet Suo murió de inmediato y su esposa quedó herida y se recupera en un hospital.

El crimen causó indignación generalizada y el gobierno ofreció inicialmente una recompensa de entre $50,000 y 100,000 por información sobre los atacantes. Ante la falta de avances las autoridades subieron el monto a 200,000. No se ha informado si hay detenidos o sospechosos, aunque en la últimas horas fueron interrogadas varias personas que vieron a la pareja en el hotel minutos antes del asalto.

Al menos seis equipos de medios japoneses permanecen en Guayaquil para informar sobre los avances de la investigación.

El presidente Rafael Correa condenó el pasado sábado el asesinato dela pareja al tiempo que se informó sobre indicios que permitirían identificar a los responsables.

“No descansaremos hasta que este crimen se aclare y paguen los culpables”, afirmó Correa en su programa de radio y televisión “Diálogo con el presidente”, y advirtió que se destinarán los recursos que sean necesarios para ubicarlos y castigarlos.

Una semana atrás, los turistas salieron de un hotel de la ciudad porteña Guayaquil y tomaron un taxi en el que fueron secuestrados por horas.

Tras informar que se trataría de una banda de ocho personas, Correa instó a los encubridores a entregarse y denunciar al autor material del hecho con el fin de que su pena se atenúe. Calificó al suceso como un “crimen atroz” que generó daño a la familia, a la esposa del joven y al país.