“Obamacare” mejora sus números y cala entre los más jóvenes

La reforma sanitaria supera los 3 millones de inscritos, y cala entre la población más joven y sana, imprescindible para garantizar la viabilidad del nuevo sistema de salud

Washington.- La reforma sanitaria impulsada por Barack Obama mejora sus números, con más de 3 millones de inscritos, y cala entre la población más joven y sana, imprescindible para garantizar la viabilidad del nuevo sistema.

Según los últimos datos publicados este jueves por el Departamento de Salud, el 25% de los inscritos en la reforma entre octubre y enero pasados tienen de 18 a 34 años, lo que apacigua el temor de las compañías aseguradoras, que han alertado de la necesidad de que la población más sana se inscriba para equilibrar los costes.

La cifra actual de inscritos, más de 3 millones de los cuales casi la mitad se registraron en el último mes, sigue por debajo de las expectativas iniciales de la Casa Blanca, pero alejan la posibilidad de un rotundo fracaso que se temió al ponerse en marcha de la reforma, con los problemas de la página web de contratación de seguros y la confusión de los ciudadanos sobre su contenido.

El objetivo que se ha marcado la administración Obama es lograr 7 millones de asegurados para cuando termine el plazo de registro de este año, a finales de marzo.

Eso supondría lograr que se inscriban, en menos de dos meses, más del doble de personas de las que lo han hecho desde octubre, por lo que los expertos vaticinan que lo más probable es que la cifra se quede en los 6 millones.

Con el inicio de las coberturas sanitarias, el pasado 1 de enero, la Casa Blanca anunció una campaña para rebatir las críticas republicanas a la reforma con testimonios de personas que, gracias a esta ley, podrán acceder a la atención primaria o acudir a un especialista por primera vez en su vida.

Al mismo tiempo, la Administración Obama ha permitido algunos retrasos en la aplicación de determinados aspectos de la reforma para “suavizar” la transición hacia el nuevo sistema.

Estos esfuerzos responden a que del éxito o no de la puesta en práctica de la reforma este año, después del fiasco de la web de contratación de seguros en 2013, dependerá en buena medida que Obama remonte en las encuestas de popularidad.

Promulgada en 2010 y rechazada aún por muchos republicanos, la reforma sanitaria está considerada como el mayor logro en política nacional del mandato de Obama, aunque su puesta en marcha quedó lastrada el año pasado por el fiasco del lanzamiento de la página web de contratación de seguros en octubre.

A estos fallos, se han sumado las quejas de la comunidad empresarial por los costes y el poco tiempo dado para adaptarse a la nueva ley.