Comercio y seguridad dominarán cumbre de presidentes en México

Los presidentes de EEUU, México y Canadá se reunirán en Toluca, capital del estado de México,para tratar temas de comercio y seguridad la semana próxima durante la Cumbre de Líderes de América del Norte
Comercio y seguridad dominarán cumbre de presidentes en México
La plaza González Arratia en Toluca, México, ciudad sede de la reunión de mandatarios de Estados Unidos, Canadá y México, el próximo miércoles.
Foto: EFE

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama viajará a México la próxima semana para analizar junto a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, asuntos como el comercio, inmigración, la violencia en Michoacán y la seguridad ciudadana, dijeron este viernes funcionarios de su Administración.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, los funcionarios destacaron que la VII Cumbre de Líderes de América del Norte el próximo 19 de febrero en Toluca, servirá para buscar formas de estrechar la cooperación de los tres países en áreas de interés común.

Uno de los puntos concretos será cómo facilitar los programas de viajeros confiables, conocidos en inglés como “trusted traveler programs”, para agilizar el flujo de bienes y personas entre los tres socios comerciales.

Los funcionarios, que pidieron el anonimato, no quisieron adelantar detalles sobre el posible anuncio de un plan para homologar esos programas entre los tres países.

En diciembre de 2013, México lanzó su propio “Programa Viajero Confiable” para agilizar, con el pago de una cuota, los trámites de ingreso de ciudadanos estadounidenses que viajan a ese país por avión.

Ese programa es similar al de “Entrada Global” de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU (CPB), que da preautorización de ingreso a personas de “bajo riesgo”.

Con los programas de “viajeros confiables”, EEUU y México buscan estrechar la cooperación en materia de seguridad fronteriza sin perjudicar el flujo de bienes y personas.

Asimismo, los funcionarios indicaron que Obama reiterará su compromiso con una reforma migratoria, aún cuando el asunto permanece estancado en el Congreso.

Sobre lo que podría ofrecer Obama para combatir la violencia en Michoacán, uno de los funcionarios destacó que EEUU “está listo para ayudar en lo que podamos y cooperar como lo determine el gobierno de México”, pero sugirió que no habrá anuncios especiales en ese sentido.

Por otra parte, los funcionarios dijeron que también se analizarán los avances para sellar, si es posible este año, el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) entre doce países.

El Gobierno de EEUU cree que el TPP ayudará a ampliar y modernizar el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN), sobre todo en asuntos laborales y ambientales que no fueron incluidos en el acuerdo puesto en marcha por los tres países en enero de 1994.

El Congreso de EEUU ha dejado en claro que no aprobará una “vía rápida” para la negociación de nuevos acuerdos comerciales, pero los funcionarios consideraron que eso no afectará las discusiones del TPP.

“De ninguna manera sugeriría que estamos dando marcha atrás a nuestro compromise con el TPP. Lo queremos lograr y eso hemos comunicado al Congreso”, dijo uno de los funcionarios, que lo describió como una “maxima prioridad” para la agenda económica, la seguridad nacional y la política exterior de EEUU.

Se prevé que Obama y Harper discutan la situación en torno al proyecto para la construcción del oleoducto Keystone XL, aunque se desconoce cuándo es que el Departamento de Estado tomará una decisión al respecto.

Obama, Peña Nieto y Harper también discutirán asuntos como la cooperación en materia de educación, energía y cambio climático, la seguridad ciudadana en Centroamérica, y mejoras a la respuesta a desastres naturales en la región, según los funcionarios.

?>