Agentes de NYPD tendrán antídoto contra heroína

Oficiales llevarán consigo una nueva herramienta para contrarrestar sobredosis: la sustancia Naloxona
Agentes de NYPD tendrán antídoto contra heroína
El programa para salvar vidas de sobredosis de heroína será costeado con dinero confiscado a narcos.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

NUEVA YORK — Los policías del estado tendrán un modo adicional de salvar vidas cuando sean equipados con un antídoto para atender emergencias por sobredosis de heroína, según anunció ayer el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman.

El Programa Comunitario de Prevención de Sobredosis (COP, por sus siglas en inglés), permitirá a todos los policías locales y estatales llevar consigo la Naloxona, un antídoto extremadamente eficaz para combatir una sobredosis de opiáceos.

Lo curioso de esta iniciativa es que será financiada con fondos provenientes del dinero confiscado a sujetos y organizaciones dedicadas al tráfico de drogas.

La Naloxona, conocida comercialmente como Narcan, podrá ser administrada por los uniformados debidamente entrenados.

El mes pasado, el secretario federal de Justicia, Eric Holder, animó a las agencias policiales en toda la nación a “entrenar y equipar a su personal” con Naloxona. El llamado fue realizado ante el marcado aumento en el abuso de la heroína en Nueva York y en todo Estados Unidos.

La sobredosis de esta droga mató a más de 2,000 neoyorquinos, en 2011, que duplicó el número de muertos registrados en 2004. En todo el país, las dosis fatales de heroína aumentaron un 45% entre el período 2006-2010. La Administración Federal para el Control de Drogas (FDA, por su sigla en inglés) estima que esas cifras siguen en aumento.

“La heroína está destruyendo nuestras comunidades y es hora de que busquemos soluciones más amplias para luchar contra este problema”, dijo Schneiderman. “La Naloxona es increíblemente efectiva para detener los efectos de una sobredosis y poner este poderoso antídoto en las manos de todos los agentes del orden en el estado salvará incontables vidas”.

“Con I-STOP, hemos conseguido reducir el tráfico de recetas de opiáceos en NY y poner un freno a esta fuente de narcotráfico. Ahora, podremos dirigir nuestra atención a los estragos provocados por la heroína. Es particularmente apropiado señalar que estos esfuerzos serán financiados mayormente por el dinero incautado a los traficantes de drogas”.

La fiscalía general ha identificado $5 millones en dinero decomisado en casos criminales y civiles y los utilizará para financiar el programa COP. Esta cantidad es suficiente para equipar y capacitar a todos los policías de las localidades y del estado de Nueva York con un pequeño estuche consistente en una bolsita sellada que contiene dos jeringas pre-llenadas de Naloxona, dos atomizadores para la administración nasal, guantes estériles y un folleto sobre el uso de la droga. El costo de cada “kit” de Naloxona es de, aproximadamente, $60, y la vida útil de cada uno es de alrededor de dos años.

La oficina envió una carta a todas las agencias del orden estatales y locales para que tomen conciencia del programa y animarlos a participar. Tras la compra de los kits y/o mediante el pago de los costes de entrenamiento, los departamentos de policía o las agencias apropiadas del condado o de la ciudad pasarán los recibos a la oficina del fiscal general y serán reembolsados en su totalidad. Algunas agencias ya tienen programas de Naloxona funcionando parcialmente y, en esos casos, la iniciativa COP les permitirá una expansión de esos programas.

El éxito de la Naloxona en la lucha contra la sobredosis de opioides es innegable. Desde el otoño de 2010, el Departamento de Policía de Quincy, Massachusetts, el primer departamento del país en exigir a sus funcionarios llevar la Naloxona, ha usado la droga 221 veces y con éxito ha revertido 211 sobredosis (hasta febrero), una tasa de éxito de más del 95%. En el condado de Suffolk de Nueva York, 563 vidas fueron salvadas solo el año pasado.

Desde que asumió el cargo, Schneiderman ha luchado agresivamente contra el flagelo de la heroína en NY. Lideró el esfuerzo para frenar el abuso de opiáceos de prescripción mediante la aprobación unánime de la ley para crear I-STOP – Sistema Internet de Seguimiento sobre-Prescripción.

Las cifras iniciales indican que I-STOP ha reducido la práctica de ir de médico en médico para acumular recetas, conocida como “doctor shopping” en un 75%, sólo en el primer año. En el ámbito criminal, I-STOP ha dado lugar al sometimiento de varios médicos que voluntariamente participaron en doctor shopping.

Por otro lado, la Unidad Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía General –OCTF– ha desmantelado con éxito una serie de redes de tráfico de heroína en todo el estado. Recientemente, la OCTF ha asegurado nueve condenas relacionadas con la desarticulación una banda callejera de Albany, llamada Original Gangsta Killas.