Dejan Primera con revés

Atlante consuma en su casa el triste descenso al caer ante Xolos; Marini no sabe nada de lo que viene
Dejan Primera con revés
Luis Madrigal y Javier Gandolfi luchan por el balón en el que quizá fue el último juego del máximo circuito en el Quintana Roo.
Foto: MEXSPORT

CANCÚN, México.— El Atlante tuvo una triste despedida como equipo de la Liga MX en el Estadio Andrés Quintana Roo.

Los Potros perdieron 2-1 ante Tijuana en el que fue su último partido de local del Clausura 2014, campeonato que marcó el descenso de la franquicia.

En tanto, los Xolos se metieron de llegó a la pelea por la Liguilla, ya que la victoria los mandó al sexto lugar de la tabla con 24 puntos y con todo en sus manos para amarrar la postemporada.

El desenlace del juego fue dramático, así como todo el andar de los azulgrana en el semestre, pues Roberto Gutiérrez perdió al 88′ la oportunidad del empate al fallar un polémico penal.

Esta acción fue el colofón de la historia de cuadro de Cancún en el torneo y donde ya hila cuatro descalabros.

Curiosamente fueron los locales quienes abrieron el marcador. Al 43′ Francisco Estada aprovechó un balón en el área para rematar al arco rival y mandar el esférico al fondo de las redes.

Pero en el complemento la historia fue otra, al 54′ Fidel Martínez puso la paridad al rematar a segundo poste un centro de Fernando Arce y al 84′ Darío Benedetto se lució con un tiro de larga distancia que fue imposible de alcanzar para Yosgart Gutiérrez.

Dos minutos después llegó la pena máxima para los Potros, luego que el silbante juzgara de falta un choque entre Javier Güemez y Michael Arroyo en el área, lamentablemente la oportunidad fue desaprovechada.

La siguiente semana los azulgrana jugarán su último partido de visita ante Jaguares, en tanto, Tijuana buscará en casa amarrar la Liguilla cuando reciba a León.

No lograr el objetivo de salvar al Atlante del descenso representa un fracaso, por lo cual el técnico Pablo Marini asumió la responsabilidad.

En conferencia de prensa que ofreció al terminar el partido, el sudamericano dijo que el equipo se va muy mal anímicamente porque no pudo ganar en casa y regalarle una última sonrisa a la afición de Cancún.

“No se pudo a pesar de generar y tener las posibilidades para lograrlo”, lamentó el argentino, quien asumió la dirección del equipo en la fecha 3 del Clausura 2014 en sustitución de Rubén Israel.

Hasta el momento no ha tenido contacto con la directiva para saber cuál es su futuro con el equipo azulgrana, expuso.

“Ya lo dije el viernes y repito el mensaje, antes que nada le pedimos una disculpa a la afición azulgrana”, agregó.