Durant y Westbrook la clave del Thunder

Durant y Westbrook la clave del Thunder
Serge Ibaka (c), Reggie Jackson (i) y Kevin Durant (d) festejan el triunfo del Thunder en el tercer partido de la semifinal contra los Clippers, en Los Angeles.
Foto: EFE

Los Angeles/EFE — El Thunder recuperó el factor cancha en las semifinales del Oeste con una victoria a domicilio sobre Los Angeles Clippers y Serge Ibaka indicó que, cuando Kevin Durant y Russell Westbrook “juegan de forma inteligente”, como el viernes, es “difícil” frenar al equipo.

“Cuando Kevin y Russell están bien en ataque, jugando agresivos y además distribuyen el juego, eso nos da confianza a los demás”, manifestó el ala-pívot hispano-congoleño.

“El año pasado era diferente. Los dos han mejorado y conocen mejor el juego; especialmente Kevin”, agregó Ibaka. “Nos busca más a mí y a Thabo cuando estamos abiertos. Cuando es hora de atacar, lo hace. Cuando debe pasar, lo hace. Si los dos juegan de forma inteligente, es difícil pararnos”.

El trío de estrellas del Thunder se combinó para 79 puntos y 30/48 en tiros de campo para tumbar a los Clippers (112-118). Ibaka aportó 20 tantos (9/10 en tiros, falló un triple) y 6 rebotes. Además, llevó a cabo un buen trabajo sobre Blake Griffin, especialmente en el último cuarto.

En el partido del viernes, un golpe fortuito de Ibaka hizo sangrar por la nariz a Griffin, el último incidente de un amplio registro de choques entre ambos jugadores.

“No hay ninguna mala historia entre nosotros”, admitió. “Es un buen jugador; siempre es bueno jugar contra los mejores. Cuando nos enfrentamos estoy seguro de que lo disfrutamos los dos, nos gusta competir y pasarlo bien”, agregó Ibaka.

“Ha metido hoy 34 puntos pero estoy contento por el trabajo hecho. Da igual lo que hagamos; él va a anotar y me va a poner en problemas de faltas. Esto es un juego de equipo. No es Ibaka contra Griffin. Hay que ayudarse más entre todos. Sus puntos no llegan todos en uno contra uno. Hacen falta ayudas. Esto es cinco contra cinco”, manifestó.

Ibaka indicó que el Thunder está aprendiendo a cómo hacerle frente al rival a cada partido que pasa, “moviendo mucho el balón y sin mirar al aro directamente”.

El integrante de la selección española reconoció que fue duro mantener el ritmo por sus problemas de faltas, aunque se mostró especialmente inspirado de cara al aro.

“He esperado mi momento y lo he aprovechado. La verdad, no pensaba en fallar, sólo en tirar cuando tuviera ocasión y concentrarme. El resto no se puede controlar”, sostuvo.