General Motors reconoce un patrón de incompetencia

La empresa despidió a 15 personas y revela una mala conducta e ineficacia en su gestión
General Motors reconoce un patrón de incompetencia
GM llama a revisión casi 15 millones de carros.
Foto: EFE

La investigación interna de General Motors por la mala gestión de los problemas causados por los interruptores de encendido de algunos de sus coches exime de responsabilidad a la cúpula de la empresa. Eso sí, el informe revela un “patrón de problemas de conducta e incompetencia”. Hasta 15 personas que han sido forzadas a dejar la automotriz.

Los problemas con el encendido de los coches fueron conocidos desde hace más de 11 años pero no se hizo nada por solucionarlo. Los accidentes causados por este mal funcionamiento han causado la muerte a unas 13 personas, según ha reconocido la automotriz. Los abogados de las víctimas elevan el número de fallecidos a más de 60.

Kenneth Feinberg, un mediador que ya ha lidiado con casos como las indemnizaciones del 11S, las bombas del maratón de Boston y la catástrofe medioambiental del Golfo de México, será quien decida la compensación a las víctimas.

Mary Barra, presidenta ejecutiva de la automotriz de Detroit compareció por la mañana ante los empleados de la empresa para revelar el contenido de este informe que calificó de “doloroso de leer” para quienes han estado como ella durante años en GM y “profundamente perturbador”.

El informe ha sido elaborado por Anton Valukas, el mismo abogado que investigó la gestión del ya desaparecido banco Lehman Brothers. Valukas ha hecho más de 350 entrevistas y ha tenido acceso a un millón de documentos que revelan, según dijo Barra, problemas de responsabilidad dentro de la compañía durante años, complacencia y un “fallo fundamental para resolver las necesidades de nuestros clientes”.

“Esta no es una crisis que tenemos que arreglar y seguir trabajando, esta es una crisis que no podemos olvidar “, dijo la presidenta. El informe de Valukas es “el modelo en el que vamos a basarnos para trabajar de ahora en adelante”, advirtió. Barra dijo que no se va a volver a tolerar que ocurra de nuevo algo similar y dijo ante los empleados que hay que arreglar los problemas. El procedimiento es claro, si alguien ve un problema y no lo dice, esa persona es el problema. Si lo dice pero el problema no se termina de arreglar “que venga a hablar conmigo”.

La empresa ha hecho cambios en los últimos meses, nombrando a un vicepresidente de calidad y reforzando protocolos. Además ha llamado a revisión a casi 15 millones de carros en todo el mundo. Barra dijo que habrá más llamadas.

El informe Valukas no es el único que investiga los problemas de gestión de la empresa. Investigaciones en el Congreso y el Departamento de Justicia siguen sus procedimientos para entender por qué a la empresa le tomó más de una década solucionar un problema con consecuencias fatales y que era persistente en más de 2,6 millones de carros.