Pupusas en la meca de la comida latina en NYC

Marcos Laínez, propietario de El Olomega, entregará el premio Vendy al mejor vendedor de comida en la calle
Pupusas en la meca de la comida latina en NYC
El Olomega está localizado en las canchas de fútbol de Red Hook.
Foto: Suministrada / Marcos Laínez

Marcos Laínez entregará, este año, el premio Vendy al mejor vendedor de comida en la calle de la ciudad. Él lo ganó, en el 2013, con su camión de comidas El Olomega, especializado en pupusas de El Salvador, su lugar de origen.

El Olomega se hizo con esta distinción desde su localización en las canchas de fútbol de Red Hook, un negocio que comenzó en los años ochenta de una forma muy humilde, para servir a las familias hispanas que iban allí a los partidos durante los fines de semana. Gente como su tío, Carlos Ayala, y su madre, a la que todos conocen como Esperanza, vendían carne asada, frutas, refrescos y las pupusas hechas con la receta de los abuelos, desde una mesa plegable.

Con el tiempo, los hermanos Marcos y Janet Laínez, tomaron las riendas. Se profesionalizaron en 2008, cuando las autoridades, después de estar a punto de eliminar los puestos por antihigiénicos, hicieron concesiones temporales a los vendedores.

“Ese año incorporamos la empresa y compramos el camión, que nos costó $60,000”, explica Laínez. “Todos los vendedores nos endeudamos entonces”.

Desde ese momento, la clientela se ha diversificado, y muchos se acercan a Red Hook como meca de la comida casera latina. “Aún tenemos clientes de hace 15 y 20 años que nos preguntan por mi madre”, relata Laínez.

“Trabajamos cuatro días a la semana, dos de ellos preparando el fin de semana, que es cuando hacemos la comida y la vendemos al público”, agrega sobre el negocio, que sólo está abierto desde abril a octubre. “En invierno nos comemos los ahorros”.

Laínez, que también trabaja como fotógrafo médico, indica que no tienen idea de abrir restaurante para su cada vez más sofisticado menú de pupusas. “Si no tenemos dinero para abrirlo en un lugar estratégico lo tendremos que cerrar, el lugar es clave”, destaca.

No obstante, piensa a lo grande y cree que las pupusas pueden llegar a ser tan populares como los tacos y la pizza. “Un día puede venir un inversor”, dice con una sonrisa.

@Anabnieto