Con el corazón en la mano

Estados Unidos pierde con Alemania, pero avanza gracias a la derrota de Ghana ante Portugal
Con el corazón en la mano
Jermaine Jones, en el suelo, no puede frenar la acción ofensiva de Bastian Schweinsteiger en un trámite del partido disputado ayer en el estadio Arena Pernambuco de Recife.
Foto: GETTY

@jairogiraldo10

Alemania le recordó ayer al mundo que las distancias en el fútbol no son tan cortas como se pregona y pasó por arriba de Estados Unidos durante noventa minutos para construir un victoria, de apenas 1-0, en un partido en el que la diferencia en el marcador fue mucho menor a la observada sobre el campo.

Hizo caso omiso Alemania de los comentarios del varios días sobre si la amistad entre Jurgen Klinsmann y su discípulo Joakim Loew, podría marcar en algo el trámite del partido.

De hecho los teutones apenas pasados los primeros compases del partido pusieron el pie en el acelerador y probaron ser capaces de regalarle una tarde oscura a los estadounidenses.

Fue un dominio rotundo encabezado por Bastian Schweinsteiger y Toni Kroos quienes gestaban rápidas salidas sobre las bandas, mientras los muchachos de Klinsmann apenas se mantenían a flote y pudieron sostener la igualdad 0-0 en el primer tiempo, a pesar de los sofocones que padeció el portero Tim Howard apurado por el bombardeo de los panzers.

Se jugaba con las angustias de otro patio, con la tiranía del reloj del duelo que disputaban de manera simultánea Portugal y Ghana y cuya combinación de resultados podía alterar abruptamente los nombres de los invitados a octavos.

En Brasilia a Ghana le bastaba ganar por dos goles a Portugal y esperar a que Alemania ganara por un gol para avanzar. Sin embargo los lusitanos estaban ganando desde los 35 minutos merced a un autogol de John Boye y eso daba un tanque de oxígeno al “Team USA”.

Lo peor podía pasar y empezó a fraguarse un ambiente de nervios y alta tensión cuando tras un tiro de esquina Tim Howard, complicado con la pelota mojada por la lluvia, rechazó un frentazo de Mats Humels y el rebote le quedó a Thomas Mueller para anotar su cuarto gol del torneo y el noveno en su trayecto mundialista.

Duro mazazo que los estadounidenses no asimilaron rápido. Corrían 55 minutos y en el 57 Azamoah Gyan empató para Ghana y dejó todo pendiendo de un hilo ya que si Alemania le anotaba otro gol a Estados Unidos o si Ghana pasaba al frente ante Portugal los del “Team USA” debían regresar a casa.

La presión para los de Klinsmann se sentía en el campo y Alemania lucía cada vez más dueña del partido hasta que en el minuto 80 Cristiano Ronaldo, camino de irse inédito del Mundial, anotó el 2-1 de Portugal y le bajó las pulsaciones a los seguidores de Estados Unidos.

Sólo una amenaza sobre la portería alemana por parte de Dempsey y Bedoya en el cierre del partido para dejar constancia ante Neuer, mientras en el frente Miroslav Klose, (ingresó por Podolsky) se fue en blanco y dejó su cifras de goles en los mundiales en quince para seguir en su lucha por desbordar a Ronaldo Nazario

eldiariony.com