Romeo Santos es profeta en su casa

El "Rey de la Bachata" triunfa en el diamante de Yankee Stadium
Romeo Santos es profeta en su casa
Romeo cantó para sus fans durante más de tres horas.
Foto: Marcela Álvarez

Llegó el día esperado y todas las expectativas fueron cumplidas. Romeo Santos bateó tremendo home run y redondeó las bases, por así decirlo, para iluminar la noche más esperada del verano en El Bronx. El self-proclaimed ‘Rey de la Bachata’ estuvo imparable en su histórico debut en Yankee Stadium, el diamante de El Bronx donde no solo enloqueció a sus fans, pero también escribió un récord personal: Santos es el primer artista hispanohablante que se presenta en el nuevo ballpark de los Yankees. Hace cuarenta años, la legendaria Fania All-Stars cantó en la antigua “Casa que Ruth construyó”.

Al grito de “¡Latinos! ¿Sabes dónde estamos? Así es como se siente Nueva York esta noche”, dijo el artista, quien durante más de 3 horas cantó, bailó (por momentos muy sensualmente), mostró talento de comediante y evidenció que, hoy por hoy, es una de las propuestas más fuertes de la música latina.

Los “romeristas” llenaron el estadio hasta el último banderín, impacientes por ver a su ídolo. Cerca de las 9:40 pm (el show estaba anunciado a las 8:00 pm) apareció finalmente sobre el escenario, envuelto en un capa -obviamente como todo Rey- y precedido por un collage de sus mejores fotos. Vestía muy urbano y veraniego con pantalón blanco y chaqueta de vivos colores que más adelante se quitaría para revelar un sexy tank-top. “No me gusta presumir, esta chaqueta vale cuatro mil dólares. Pero mi público vale mucho más”, dijo y lanzó la prenda a la tribuna ante el delirio colectivo. En la segunda mitad del show, lució nuevo atuendo: camisa blanca sin mangas y pantalón -un poco más formal- negro.

Santos tomó el micrófono (cuya base tenía forma de corona) y abrió el menú con “Inocente”, track de su álbum “Formula Vol.2” y número uno de las listas de Billboard. Luego siguió con “Amigo”, “Aquí estoy yo” (de sus días con Aventura), “Odio” y “Eres mía”. También cantó “Loco”, el single que grabó a dúo con Enrique Iglesias.

El artista, nacido y criado en el área (Gerard Ave. entre las calles 158 y 157, a cuadras del estadio) dijo al respetable “es un orgullo ser latino esta noche. Es un orgullo ser bachatero esta noche. Es un orgullo ser boricua y dominicano. Es un placer estar aquí con mi gente”.

Y es que Santos no podía ocultar la alegría de cantar en Yankee Stadium. “¿Sabes dónde estamos? Si Paul McCartney y Metallica llenaron este escenario, los latinos también lo vamos a hacer”.

Más allá de sus temas, que el público cantó y bailó sin parar, Santos tuvo sorpresas para sus fans. Primero, invitó al escenario a Tego Calderón, el Abayarde y Rey del Reggateón. “Soy fiel admirador de Tego. Él inspiró mi música urbana del reggaetón. Adoro a este hombre de corazón”.

Luego, invitó a dos de sus ídolos bachateros: “el Mayimbe” Anthony Santos y Luis Vargas, el “Rey Supremo”, con quienes cantó cerca de una hora.

Sin perder ritmo y energía, el monarca de la bachata fue bajando el telón al grito de “soy latino, soy dominicano, soy boricua, soy neoyorquino”.

No podía irse sin cantar “Propuesta indecente”, el ‘hitazo’ donde hábilmente fusiona bachata y tango a su exitosa fórmula.

Fue una noche inolvidable: clima perfecto, mítico escenario y el Rey de la Bachata.

El público se retiró feliz y agradecido.

marcela.alvarez@impremedia.com