El FBI no confía en los vehículos de autoconducción

Un informe señala que podrían ser utilizados por los delincuentes para facilitar sus actividades.
El FBI no confía en los vehículos de autoconducción
Google asegura que sus vehículos autónomos serán seguros.
Foto: Suministrada

Un informe obtenido del FBI, señala que la dependencia ha analizado las formas en que los vehículos autónomos podrían ser utilizados por los delincuentes, que por ejemplo, podría utilizar las dos manos para disparar a sus objetivos, en lugar de tener que lidiar con un molesto volante.

En una sección llamada multitarea, el informe asegura que los delincuentes serán capaces de realizar tareas que requieran el uso de ambas manos, o quitar los ojos del camino, lo que sería imposible hoy en día.

Esto refleja probablemente el temor de que los delincuentes anulen los dispositivos de seguridad para ignorar los semáforos y los límites de velocidad, o que los terroristas programen autos repletos de explosivos para convertirse en bombas de autoconducción.

El FBI considera que toda película de acción donde se persigue a los delincuentes a altas velocidades, es algo que un vehículo de autoconducción lograría.

El informe también dice que “la vigilancia se hará más eficaz y más fácil, con menos posibilidades de que un carro patrulla pierda de vista su objetivo”. Entonces, ¿no se contradice?

Los vehículos de autoconducción utilizan láser, radar, cámaras de video y tecnología GPS para construir un mapa digital en 3D de su entorno, incluyendo los edificios, las carreteras, los peatones y otros vehículos.

Los mismos pueden ser programados para conducir con seguridad a un destino, evitando obstáculos y generalmente obedeciendo las reglas de la carretera. Algo que los delincuentes no hacen.

No hay predicciones aún sobre cuándo la tecnología y las leyes que se alinearán para permitir la adopción masiva de los vehículos autónomos, pero el FBI espera que suceda en los próximos cinco a siete años.

El FBI espera que los vehículos totalmente autónomos ayuden a reducir el elevado número de accidentes.

Google dice de sus últimos vehículos sin conductor serán diseñados para operar con seguridad y de forma autónoma, sin necesidad de intervención humana.