FBI investiga fraude a niños migrantes

Congresista demócrata busca castigar a los responsables

FBI investiga fraude a niños migrantes
Inmigrantes que han cruzado ilegalmente la frontera, esperan ser procesados dentro de una estación de la Patrulla Fronteriza de McAllen.
Foto: EFE

Washington

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investiga casos de fraude contra niños migrantes, incluyendo en Nueva York y California, en los que estafadores cobran cuantiosas sumas para presuntamente reunirlos con sus familiares en EEUU.

Una portavoz del FBI en San Antonio (Texas), Michelle Lee, confirmó que los estafadores, aprovechando la crisis en la frontera, lograron acceso a datos confidenciales sobre los niños detenidos en las bases militares de Lackland en San Antonio y Fort Sill, en Oklahoma, dos de las tres habilitadas para acoger a los niños indocumentados centroamericanos.

“Recién empezamos esta investigación el viernes pasado y todavía no tenemos datos precisos sobre el número de víctimas de este fraude, o el total del dinero en cuestión. Pero queremos alentar al público a que llame a la oficina local del FBI si tienen información y pueden hacerlo de forma anónima”, dijo Lee.

“En el pasado, con casos similares de fraude, los criminales han afrontado cargos de fraude electrónico y han obtenido sentencias de prisión y multas, pero en este caso el castigo dependerá de varios factores, incluyendo el número de víctimas y el monto que han cobrado”, explicó Lee.

Ya se han reportado casos en 12 estados de costa a costa, incluyendo Nueva York y California, según Lee, aunque advirtió de que la investigación sigue en curso.

Agregó que los estafadores están contactando a familiares y les cobran cuantiosas sumas, de entre $350 y $6,000

“Muchas de las víctimas son inmigrantes indocumentados en EEUU”, observó.

La información sobre el número e identidad de los niños indocumentados centroamericanos es confidencial. Las autoridades estadounidense han restringido severamente el acceso de los medios de comunicación a los niños para proteger su vida privada

cobran los estafafores.