No te descuides con el calor

Incluso con temperaturas no tan elevadas podemos sufrir complicaciones de salud

Nueva York – Los neoyorquinos estamos disfrutando un verano poco usual. Las temperaturas llegaron a los 90 grados (Fahrenheit) sólo un par de días en el mes de julio y, al parecer, agosto no será diferente.

El agradable clima ha hecho que muchos no lo piensen dos veces y se lancen a los parques y plazas de la ciudad, para tomar un poco de sol y realizar actividades al aire libre.

Sin embargo, aunque no se haya presentado una alerta de calor extremo, como en otros años, los expertos en salud recomiendan no bajar la guardia en lo que resta del verano.

Incluso con temperaturas no tan elevadas, podemos sufrir complicaciones de salud que, en el caso de niños y ancianos podrían resultar muy graves.

Se recomienda tener moderación a la hora de exponerse al calor y el sol, aunque se trate de personas jóvenes y saludables, porque pueden sufrir de insolación y deshidratación.

En el caso de los ancianos y niños muy pequeños, se puede presentar una condición conocida como ‘golpe de calor‘, que ocurre cuando el cuerpo no es capaz de mantener una temperatura baja debido a que pierde su habilidad de compensarse y enfriarse apropiadamente, por lo que la temperatura sube rápidamente.

Los síntomas son debilidad, mareos, dolor de cabeza, desorientación, rápidos latidos del corazón, náuseas y vómito. Esta condición puede dañar el cerebro, otros órganos vitales y hasta causar la muerte.

“Si una persona está en el sol por mucho tiempo puede comenzar a sufrir de un ‘heat stroke’ (‘golpe de calor’). Se sofoca porque el calor, el sol y la humedad hacen aumentar la temperatura del cuerpo y se comienza a desarrollar una fiebre interna. Eso produce desorientación, vómitos y se puede perder la conciencia”, explica el doctor Manny Alvarez, del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, en Nueva Jersey, y autor del libro “La Lista de Salud”.

Los factores que pueden poner a una persona en mayor riesgo de sufrir complicaciones por el calor son: poca sudoración, fiebre, deshidratación, enfermedades del corazón y mentales, circulación pobre, quemaduras del sol, uso de alcohol y drogas, y la obesidad.

Aunque los infantes menores de 4 años, los adultos mayores de 65 y personas con enfermedades crónicas son los más sensibles a los efectos de las altas temperaturas, los expertos aseguran que también los más saludables pueden sucumbir al calor si practican actividades físicas extenuantes durante climas muy calurosos y húmedos aunque esté sólo en los 80 Fahrenheit.

  • Quedarse dentro de lugares con aire acondicionado.
  • Usar ropa que quede suelta, con telas livianas y colores claros.
  • Usar un sombrero o gorra para cubrirse la frente y el rostro; gafas oscuras para proteger los ojos de los rayos ultravioletas o una sombrilla.
  • Limite la exposición al sol entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, horas en que la dosis de radiación es mayor.
  • Usar cremas bloqueadoras con un factor de protección SPF de 15 o más.
  • Cuando se trata de niños, es preferible mantenerlos bajo la sombra, pero si esto no es posible, use un bloqueador con un factor de protección solar SPF superior a 30.
  • Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre y durante la misma.
  • Evite tomar bebidas que contengan cafeína, cola y alcohol.
  • Realice las actividades vigorosas al aire libre antes de las 10 de la mañana o después de las 6 de la tarde.
  • Durante una actividad al aire libre tome descansos frecuentemente.
  • Incluso si no tiene sed tome agua cada 15 a 20 minutos.
  • También evite las comidas calientes y pesadas.
  • Es muy importante que no deje a los niños ni las mascotas dentro del auto estacionado durante horas de extremo calor.

Es importante tener en cuenta que en los cinco condados de la ciudad de Nueva York existen refugios y centros comunitarios con aire acondicionado. Además, la urbe cuenta con 59 piscinas públicas gratuitas que están abiertas de 11:00 a.m. hasta las 7:00 p.m.

Para información puede llamar al 311 o visite la dirección en Internet: www.nyc.gov/oem.