Pasos confortables

El suelo radiante es una opción económica para calentar la casa
Pasos confortables
El sistema de suelo radiante] tiene la ventaja de que puede utilizar energía solar térmica.
Foto: Agencia Reforma

Aun en los días más gélidos, existe un sistema capaz de poner el confort a tus pies. La calefacción mediante piso radiante, que es como usualmente se le conoce, hace que el suelo se caliente a una temperatura de entre 25 y 29 centígrados.

“El piso tibio ofrece un confort insuperable, porque calienta los pies, la parte que más sufre durante días fríos”, dijo Eduardo Segovia, director de Piso Radiante.

“El cuerpo requiere más calor en los pies y menos en la cabeza; este sistema ofrece un perfil de calor muy similar al que nuestro cuerpo requiere”, añadió.

Según el directivo, los equipos que basan su funcionamiento en el calentamiento del aire no ofrecen esta prerrogativa.

“Al subir el aire caliente, la cabeza está más caliente y los pies más fríos, generando una sensación de poco confort”, apuntó.

Segovia explicó que el piso radiante consiste en un conjunto especial de serpentines de plástico que se instala en el firme de las casas durante su construcción o remodelación.

“El serpentín se conecta a un sistema de bombas, calentador de agua y controles que permiten la circulación de agua caliente”, señaló.

Esto permite que el piso se entibie y emita calor hacia el resto de la habitación, muebles y los mismos usuarios.

“Esta forma de calentar la habitación produce un confort insuperable ya que el cuerpo recibe calor no sólo del piso, sino de toda la habitación”, añadió.

Los sistemas de piso radiante pueden alimentarse de diversas fuentes de energía, como gas natural o LP, electricidad o incluso geotermia. Esta última consiste en la extracción de calor de la tierra a cierta profundidad.

“(El sistema de suelo radiante) tiene la ventaja de que puede utilizar energía solar térmica”, aseveró Miguel Ángel Rodríguez Villalón, director de Geos Desarrollo Sustentable. “Al hacerlo de esta manera, se pueden obtener muchísimos ahorros”, apuntó.También el sol resulta una fuente de calor poco costosa y atractiva, coincidieron Segovia y Rodríguez.

Pero en la actualidad, la fuente de calor más económica es el gas natural o el gas LP, destacó Segovia.

“Aunque siempre es importante contar con una fuente de respaldo; la energía geotérmica podrá en el futuro convertirse en una fuente alternativa muy interesante”, reiteró Segovia.

La instalación de un sistema de suelo radiante es relativamente ágil. “Puede ser tan rápido como tres semanas, pero normalmente la instalación se realiza durante la construcción; en este caso, la velocidad se acopla al ritmo del equipo de construcción”, explicó.

“Todo depende del área total a calentar y del grado de segmentación y automatización deseado”, agregó Segovia