A reflexionar sobre nuestra herencia

@PPNYCAction

En Planned Parenthood of New York City (PPNYC) estamos celebrando los logros y avances de los latinos este Mes de la Herencia Hispana.

Pero mientras nuestras comunidades están creciendo rápidamente y contribuyendo a nuestra ciudad, los latinos continúan enfrentando barreras de salud alarmantes que nos impiden prosperar y alcanzar nuestro potencial.

A nivel estatal, los latinos en Nueva York reportan los índices más altos de salud regular o mala. Por ejemplo, la tasa de mortalidad por VIH/SIDA entre los latinos es 10 veces la de los blancos no hispanos, y casi una cuarta parte de los latinos no ve a un médico cuando lo necesita debido a los costos.

En PPNYC creemos que todo el mundo necesita una atención integral de la salud para vivir una vida plena y productiva, por lo que estamos dedicados a proporcionar servicios de salud, culturalmente competentes y a bajo precio.

Por ejemplo, cuando conocimos a Jessica Rivera hace 12 años, ella era una adolescente de El Bronx, una zona con una de las tasas más altas de embarazo adolescente no planeado y de infecciones de transmisión sexual de todo el país. Jessica se unió a nuestro programa de Jóvenes Promotores y adquirió nuevos conocimientos, como que parte de la información que sus padres cariñosamente le habían transmitido acerca de la sexualidad y el género —que ellos pensaban que la mantendría a salvo y saludable— podía de hecho ser perjudicial.

Jessica pasó eventualmente trabajar a tiempo completo como coordinadora del programa, donde continúa educando a adolescentes y a sus padres para que reciban la información que necesitan para tomar decisiones seguras.

“Una de las muchas razones por las que volví fue porque seguía disfrutando de ayudar a los jóvenes a aprender acerca de sus propios cuerpos y educarlos sobre sus derechos y opciones”, explica Jessica.

“Me encanta ver ese momento de ‘¡Aja!’ en el que aprenden nueva información. Sin embargo, también entiendo que hay mucho trabajo por hacer. Los jóvenes continúan enfrentando inconvenientes similares a los que yo enfrenté cuando estaba creciendo. Continúan recibiendo información errónea sobre el sexo, la sexualidad y la salud sexual”, agrega.

Una forma en la que en PPNYC estamos trabajando para reducir las disparidades de salud es inscribiendo a personas en seguros médicos en nuestros cuatro centros de salud. Se estima que hasta nueve millones de latinos tendrán acceso a un seguro gracias a la Ley de Salud a Bajo Precio, lo cual es prometedor. Pero a menos que todos los latinos tengan acceso a información vital, recursos y una atención compasiva, no podremos superar nuestras disparidades de salud