“Ser narcos”, el juego de algunos niños en Argentina

ONG destacó también que las niñas de 12 y 13 sueñan con convertirse en parejas de los "capos"
“Ser narcos”, el juego de algunos niños en Argentina
Se trata de casos "esporádicos" denunciados por docentes
Foto: Archivo

Una asociación argentina dedicada a luchar contra las adicciones denunció este jueves que en la periferia de la ciudad de Rosario los maestros han detectado casos de niños de diez años que juegan a ser narcotraficantes, mientras las niñas de 12 y 13 sueñan con convertirse en parejas de los “capos”.

El director de la organización “Vínculo, Centro Comunitario de Salud Mental”, Horacio Tabares, dijo a Efe que desde hace unos meses, docentes de la periferia de la ciudad de Rosario han observado que niños de 10 y 11 años “juegan” a repartir papeles y tiza como si se tratara de cocaína, además de simular diferentes formas de consumo.

Por su parte, las niñas de 12 y 13 años de la misma zona manifestaron que su aspiración es convertirse en pareja de narcotraficantes, a los cuales perciben como “líderes que las deslumbran”.

Pese a que, de momento, se trata de casos “esporádicos” denunciados por docentes, la asociación considera que reflejan una condición que se está desarrollando en la sociedad.

Rosario, situada a orillas del río Paraná y con aproximadamente 1,2 millones de habitantes, es una de las ciudades argentinas más permeadas por el narcotráfico y castigadas por la delincuencia y la inseguridad que van asociadas a las drogas.

Tabares afirmó que esta problemática es consecuencia de que el narcotráfico “se ha implantado en la vida cotidiana” de los adolescentes, quienes han “metabolizado” la cultura de la droga.

Los jóvenes son en su mayoría hijos de trabajadores con ingresos de unos $940 mensuales que mantienen a familias de 4 o 5 miembros.

“No son sectores en ascenso”, apuntó Tabares, sino que están “luchando por su supervivencia” en zonas de desamparo social, por lo que es fácil “encandilarlos” con el poder, el liderazgo y la ambición que representan los narcotraficantes.

El director de la organización señaló que es fundamental actuar desde las instituciones educativas para evitar que continúen produciéndose estas situaciones que contribuyen al “constante aumento” que han observado en el consumo de sustancias por parte de menores.