Cuomo revalida como gobernador de Nueva York

Encuestas a boca de urna ubican al demócrata venciendo a su contrincante republicano, Rob Astorino
Cuomo revalida como gobernador de Nueva York
El gobernador resaltó su plan de aprobar el alza al salario mínimo y el “Dream Act”.
Foto: EFE

@marlenerperalta

Los neoyorquinos salieron a las urnas este martes para elegir el próximo gobernador, contralor, fiscal general, al igual que candidatos para puestos en el Senado y la Asamblea estatal.

El gran ganador de la noche fue el gobernador Andrew Cuomo, quien se convirtió en el primer demócrata en ganar la reelección del Estado Imperio desde 1990, cuando su padre, Mario Cuomo, revalidó.

“Hicimos lo que dijimos que íbamos a hacer y hemos conseguido resultados para el pueblo de este estado”, expresó Cuomo en su discurso de victoria desde el hotel Sheraton en Manhattan. El gobernador resaltó su plan de aprobar el alza al salario mínimo, la igualdad de género y el “Dream Act”. Al final de su alocusión, presentó a su progenitor como “el padre de los demócratas modernos”.

Las encuestas a boca de urna le otorgaban a Cuomo un 57% del voto frente a 37% del republicano Rob Astorino y un 5% de Howie Hawkins del Partido Verde. Mientras que el voto entre blancos estuvo divido casi por igual entre Cuomo y Astorino. Según las mismas encuestas, una abrumadora mayoría de latinos y afroamericanos se inclinaron a favor del actual gobernador con un 72% y un 82%, respectivamente.

En su discurso de concesión, Astorino agradeció, en español, a la comunidad latina y “a todos los pastores y ministros por sus oraciones”.

En cuanto a la contienda más sonada, la del Distrito 11 del Congreso federal, el controversial congresista titular, Michael Grimm llevaba la delantera con un 54% versus un 43% para el exconcejal Domenich Recchia.

El distrito que abarca Staten Island y partes de Brooklyn, es el único de 11 representado por un republicano.

Todavía está por verse el futuro de los once escaños en el Senado que determinarán si los republicanos retienen el control de la Cámara estatal.

Además, se espera que los demócratas aseguren nuevamente el puesto de fiscal general y contralor estatal con la reelección de Eric Scheneiderman y Thomas DiNapoli, respectivamente.

Cuomo llegó a su centro electoral de Mount Kisco, en Westchester, acompañado de su novia Sandra Lee alrededor de las 10 a.m. satisfecho con su campaña. “Disfruté toda la campaña y mi siento fundamentalmente bien de cómo se llevó”, le dijo el gobernador a reporteros. Astorino, por su parte, emitió su voto a las 9 a.m. en una escuela de Hawthorne, del mismo condado, acompañado por su esposa Sheila y sus tres hijos. El republicano le dijo a la prensa que no le importaba los resultados de las encuestas y señaló que el gobernador George Pataki tenía hasta último momento una desventaja de 17%, y aun así, ganó las elecciones de 1994.

Ya se anticipaba que el demócrata revalidaría su cargo por otros cuatro años. Su victoria llegará en medio de un panorama muy distinto al de su primera elección en 2010, donde gozaba de amplio respaldo.

Cuomo asumirá su segundo término arrastrando consigo un empañado primer mandato por la abrupta desmantelación de la Comisión Anticorrupción Moreland, y por provocar descontento entre demócratas liberales por su postura centrista sobre temas como el alza del salario mínimo. Ese malestar se notó durante las elecciones primarias donde la candidata novata de corte progresista Sephyr Teachout logró un 34% de votos.

Cuomo mantuvo siempre la ventaja en las encuestas, pero fue fuertemente criticado, tanto por adversarios como por organizaciones de monitoreo gubernamental, por llevar un campaña de poca visibilidad pública. El único debate donde participó se llevó a cabo sólo dos semanas antes de las elecciones.

Por otro lado, Astorino llevaba las de perder tanto en lo monetario como en las encuestas. El último sondeo de la cadena NBC y la Universidad Marist le dio al candidato republicano un 30% de la intención del voto frente a un 56% para Cuomo, y un 7% de indecisos. El ejecutivo del condado de Westchester era poco conocido entre los votantes. Además, las escandalosas declaraciones esta semana del asambleísta y colaborador de su campaña, Steve McLaughlin, quien catalogó a los votantes de la ciudad de Nueva York como “perezosos”, lo puso en una situación aún más incomoda frente a los votantes indecisos.