Guías para la multiculturalidad

Dávila y Arsuaga fundaron DMI, marketing para interesados en el mercado latino

Lo más difícil para Gilbert Dávila, 51 y Lisette Arsuaga, 48, cuando planearon abrir una firma consultoría de marketing fue la decisión de dejar un trabajo corporativo y la seguridad de un sueldo mensual fijo. Dávila trabajaba en Disney como vicepresidente de marketing multicultural durante los últimos siete años y Arsuaga era directora en una organización sin fin de lucro. Ahora, cinco años después, este matrimonio esta conquistando el mercado hispano con su compañía Davila Multicultural Insights (DMI).

Antes de abrir su negocio en 2010, los puertorriqueños no habían trabajado nunca juntos. “Lo interesante es que lo que a Gilbert le encanta, a mi no y viceversa”, explica Arsuaga de su experiencia trabajando con su pareja. “Es una oportunidad buena trabajar juntos porque podemos complementar nuestra experiencia y lo que nos apasiona.”

Como Dávila ya tenía mas de 25 años de experiencia en la industria, no solo tenía las herramientas necesarias para este nuevo proyecto, sino también los contactos.

En su primer año de negocio, la firma consultoría atrajo como clientes a Latino Broadcasting Company y Dunkin Donuts. Sus ingresos ya eran de seis cifras.

Hoy, DMI ha ampliado su lista de servicios y sus ingresos superan el millón de dólares anuales. Entre sus clientes cuenta con Kimberly Clark, la empresa tras las marcas Huggies y Kleenex, además de Warner Brother Studios.

La pareja comenzó los planes para su negocio porque vieron la necesidad de su trabajo en este sector. “Las compañías ya estaban preguntando cómo llegar a un mercado multicultural”, dice Arsuaga refiriéndose a empresas americanas que querían tomar un bocado del mercado hispano.

Después de haber sido empleados de corporaciones y organizaciones grandes, la pareja, ya con tres hijos, decidió arriesgarse y trabajar en lo que les apasiona. Esta vez juntos.

Durante el primer año y medio, la oficina de DMI estaba en casa. Hoy, ocupan una oficina llena de colores y arte latino, en el valle de San Fernando (Los Ángeles).

“Muchas compañías están tratando de buscar la manera de hacer crecer su negocio en sectores ya maduros”, explica Dávila. “Y una de las formas en las que se pueden beneficiar las empresas es teniendo una relación mas intima con el consumidor hispano”. Aunque la importancia del mercado multicultural es cada día más aparente, la pareja confiesa que su trabajo es un proceso de constante educación.

Una de las grandes diferencias de ser los dueños de la empresa y no los empleados es que el trabajo interfiere constantemente con la vida personal. Pero vale la pena. “Tener un negocio propio es como alcanzar el máximo del sueño americano”, confiesa Dávila.

Además de guiar empresas para llegar al mercado hispano, los dueños de DMI aseguran ser defensores de la representación de latinos en los medios de comunicación.

DMI tiene una cuenta pro bono con la organización sin fines de lucro National Hispanic Media Coalition de la que son presidente y copresidente. Independientemente de DMI, Dávila también fundó la comisión de marketing multicultural para la Association of National Advertisers.

“Ahora tenemos la libertad de crear algo con mucha imaginación, esperanza, y incertidumbre”, dice Dávila. “Al final, ha sido un proceso donde nos hemos realizado aun más personal y profesionalmente”