La cadena que sigue creciendo

Latina Bloggers Connect, creada por Ana Flores, conecta blogueras con patrocinadores
La cadena que sigue creciendo
Ana Flores en su oficina de Westwood
Foto: Ciro César .

Ana Flores empezó su negocio sentada en el sillón de su sala, sin un modelo de negocios y sin dinero para invertir. Lo único que tenía era su computadora y una idea clara: Cuando uno crece, todos crecemos.

Así comenzó, en 2010, Latina Bloggers Connect, la primera red latina que conecta marcas comerciales grandes con la audiencia hispana a través de una red de blogueras que promocionan productos.

Flores, de 42 años, ya había empezado su blog — Spanglish Baby—, dos años antes tras tener su primera hija. Esta salvadoreña buscaba una manera de hablar sobre una cuestión que la obsesionaba entonces, cómo criar hijos bilingües. “Vi que había una necesidad de esta información”, explica Flores, quien antes trabajaba en producción de televisión. “No era experta en el tema, pero al empezar un blog es como decir: voy a compartir como lo estoy descubriendo, vente a esta aventura conmigo”.

Así empiezan la mayoría de los blogs. Hoy, este tipo de expresión y exploración se ha convertido en un negocio importante desde el punto de vista del marketing.

Después de dos años, Flores logró tener varias contribuidoras y miles de seguidores que confiaban en su contenido. Pero lo más importante para ella fue las conexiones que hizo. No solamente expandió su red de contribuidoras, sino que además pudo conectarlas con las marcas que tenían la necesidad de promocionar sus productos. Durante dos años, Flores desarrolló su red y contactos en el mundo online hasta que lo pudo hacer oficialmente como Latina Blogers Connect.

El momento crucial en su decisión de empezar su negocio fue cuando se publicó el censo de 2010 y mostró la importancia de la población latina en EEUU. Como otras compañías del país, Flores reconoció lo significativo de estos datos para las marcas y los consumidores latinos. Y esto fue el empujón final para dedicar todo su tiempo a esta empresa que la convierte en intermedia entre marcas y blogueros.

Hoy, LBC tiene una red de mas de 1,700 de blogueros (la mayoría mujeres) y trabaja como consultora creando planes de marketing relacionados con el consumidor latino. La emprendedora dice que los últimos cinco años han sido un proceso educativo para ambas partes, clientes y blogueros. “Hemos creado este medio de la nada,” dice Flores. “Había blogs, pero realmente lo que se vive ahora no existía”.

Los blogueros están pagados por LBC, (entre $100 y $1,500 por un post en un blog, por ejemplo) para publicar y recomendar personalmente el producto del cliente en sus blogs y medios sociales. La clave, dice Flores, es que la gente confiará más en un producto si esta recomendado más que si ven un cartel publicitario. “La confianza de los seguidores es muy importante”, explica.

Flores dice que el 95% de sus clientes llegan por recomendaciones. La compañía proyecta mas de $2 millones de ingresos para 2015. Sin embargo,aún está en crecimiento ya que muchas empresas siguen sin entender el negocio de los blogueros.

Esta emprendedora confiesa que su pasión es conectar a la gente y que el lema LBC sobre el crecimiento común representa el modelo de su negocio.

“Explica quién soy”, dice Flores sobre la importancia de compartir y conectar con otros, lo que ella llama “personas influyentes”. “Es imposible que ni yo ni mi negocio podamos crecer si no ayudo a mi comunidad crecer.”

Con esta idea, Flores está organizando una conferencia en febrero en Los Ángeles en la que participarán blogueras exitosas y famosas como Alejandra Ayala y Carmen Ordoñez.

“No hay escuela para esto,” dijo Flores. “Espero que en el futuro haya mas educación básica y un código ético mas definido”. Mientras tanto, está creando plataformas para que blogueros del país tengan las herramientas para llegar al éxito.