Sheldon Silver deja temporalmente presidencia de la Asamblea de NY

El político es investigado por corrupción

El presidente de la Asamblea de Nueva York, Sheldon Silver (D), no pudo con la presión de miembros de su partido y acordó renunciar temporalmente a sus labores mientras se le investiga por corrupción bajo cargos federales.

Silver no dejará su cargo como se insinuó desde su arresto el jueves pasado. Sus funciones serán asumidas por un grupo de veteranos de la Cámara baja del Estado.

El domingo, varios medios publicaron nuevos detalles de los supuestos delitos cometidos por el presidente de la Asamblea estatal, Sheldon Silver, detenido esta semana acusado de haber aceptado millones de dólares en sobornos y comisiones ilegales.

Según The New York Post, el despacho de abogados para el que trabaja Silver se benefició durante años de la influencia del político para hacerse con más y más casos y lograr sentencias favorables.

El bufete, asegura el periódico, gestiona más de la mitad de los expedientes que se presentan ante una sección especial del Tribunal Supremo de Manhattan, especializada en casos relacionados con el uso de amianto, por ejemplo cuando se reclaman compensaciones por problemas de salud causados por la sustancia.

Según el periódico, el poder del presidente de la Asamblea permitió aumentar las millonarias compensaciones obtenidas por los clientes del despacho Weitz & Luxenberg.

Del total de 313,5 millones de dólares decretados en compensaciones por este tribunal en 15 casos en los últimos cuatro años, los representados por el bufete de Silver se llevaron 273,5 millones.

Según el Post, la indemnización media por persona en casos de amianto entre 2010 y 2014 fue en el tribunal de Nueva York de casi 16 millones de dólares, entre dos y tres veces más que en los juzgados del resto del país.

El periódico recoge la opinión de la American Tort Reform Association, un grupo que defiende la reducción de las compensaciones por responsabilidad civil y que asegura que la influencia de Silver ha sido fundamental para su bufete.

Este y otros grupos apuntan tanto al poder del presidente de la Asamblea sobre las carreras de los jueces como a su capacidad para frenar reformas legislativas en el estado.

Según la acusación presentada contra Silver, éste se embolsó desde 2002 más de cinco millones de dólares procedentes de Weitz & Luxenberg pese a no hacer ningún trabajo jurídico.

Gran parte de ese dinero se le pagó como “tasas por referencias”, es decir, por llevar nuevos casos al bufete.

Según la Fiscalía, Sheldon Silver contaba para ello con la ayuda de un médico especialista de la Universidad de Columbia, que dirigía a los pacientes de dolencias vinculadas con el amianto al despacho de abogados.

El diario local Daily News aseguró hoy que Silver utilizó los atentados del 11S para justificar ayudas de medio millón de dólares a las actividades del doctor, Robert Taub.

Según una carta publicada por el periódico, Silver ordenó en 2005 financiar un programa de investigación dirigido por Taub para analizar casos de cáncer entre personas expuestas al amianto y otros materiales que se liberaron en la ciudad en el ataque contra las Torres Gemelas.

El doctor, que está cooperando con las autoridades en la investigación contra el político, fue destituido el viernes como director del centro de investigación de su hospital sobre el mesotelioma, un tipo de cáncer vinculado habitualmente a la exposición al amianto.