Piden vacunar contra sarampión y otros males

Un brote de esta enfermedad mantiene en alerta a varios estados del país
Sigue a El Diario NY en Facebook
Piden vacunar contra  sarampión y otros males
Daniela Chavarriaga sostiene a su hija Emma Chavarriaga, mientra una pediatra le coloca la vacuna contra el sarampión en el Hopital de Niños de Miami.
Foto: archivo

@PedroFrisneda

El brote de sarampión que está afectando a California y a otros estados del Oeste de EE.UU. mantiene en alerta a las autoridades de salud, y ha hecho que médicos en todo el país les recuerden a los padres la importancia de vacunar a sus hijos contra este y otros males contagiosos.

Doctores y especialistas en enfermedades infecciosas han mostrado su preocupación ante el creciente número de padres que se han unido al “movimiento anti-vacunación”, los cuales se niegan a inmunizar a sus hijos por los efectos secundarios que, según ellos, pueden causar las inyecciones.

A estas personas se les culpa de haber provocado el resurgimiento en EE.UU. de algunas enfermedades como la sarampión, que se creía ya habían sido casi erradicadas gracias a las masivas campañas de vacunación pública del pasado.

Actualmente, un brote de ese virus que tuvo su epicentro en el parque de Disneyland, al sur de California, ha dejado a más de 100 personas infectadas en ese estado, así como en Washington, Colorado, Oregón y Nebraska. También se han reportado enfermos en México debido al mismo brote. Según los CDC, la mayoría de estos infectados son personas que no habían sido vacunadas.

“Hemos visto en algunas comunidades que el sarampión ha resurgido muy rápido. Y una vez que aparece se esparce muy fácilmente entre personas que no han sido vacunadas, y es muy difícil de controlarlo”, indica la doctora Rebecca Madan, pediatra especializada en enfermedades infecciosas del Hospital de Niños de Montefiore, en El Bronx.

La pediatra aclara que las vacunas no son sólo importantes para proteger a los bebés, sino para toda la familia, incluyendo a los ancianos.

Por décadas se ha comprobado la efectividad y seguridad de las vacunas, sin embargo existe un gran número de padres que se rehúsan a recurrir a las mismas. Los detractores de las inmunizaciones las han rechazado porque piensan que ya no son necesarias debido a que muchas enfermedades ya se han erradicado en EE.UU., como la polio. Otros les temen porque creen que pueden causar daños permanentes en el desarrollo de sus niños, como el autismo.

Sin embargo, la doctora Madan afirma que las vacunas son seguras y que los beneficios que se obtienen de las mismas sobrepasan los riesgos que puedan acarrear.

“Todas las vacunas han sido probadas ampliamente antes de ser usadas en niños. Hay muchos estudios hechos en grandes grupos de infantes en todo el mundo que muestran que las vacunas no causan autismo”, enfatiza.

Los expertos creen que otra razón que motiva a algunos padres a no vacunar a sus hijos es el hecho de que, debido a que las inmunizaciones han sido tan efectivas en prevenir enfermedades transmisibles, a muchos se les ha olvidado qué tan peligrosas eran esas enfermedades en el pasado.

“El problema es que la gente ahora no está familiarizada con el peligro de la polio, la tos ferina o el sarampión como ocurría en la época de nuestros abuelos”, asegura la doctora Madan.

Los CDC recomiendan, en su calendario de inmunizaciones del 2015, que se pongan a los infantes todas las vacunas necesarias para prevenir una veintena de enfermedades infecciosas que, en muchos casos, pueden resultar mortales. La recomendación es para niños desde su nacimiento hasta los 18 años