Advierte sobre peligro en fiestas de silicona

Advierten sobre los peligros de reuniones donde la gente se inyecta químicos

Los Angeles

Tras la muerte de una mujer transgénero por inyectarse silicona en los glúteos durante una “fiesta de silicona” en el Condado de Orange, las autoridades advierten que la mayoría de procedimientos cosméticos que involucran inyecciones o químicos requiere la supervisión de un médico certificado.

El Dr. Allan Perry Jr., cirujano certificado por la Academia de Cirujanos Americanos y quien trabaja en el Hospital White Memorial, en Los Ángeles, dijo que las “fiestas de silicona” son más frecuentes de lo que las autoridades registran y que sólo salen a luz pública cuando hay alguna fatalidad o problema médico. En su práctica el cirujano ha atendido a personas que asistieron a este tipo de fiestas y que desarrollaron infecciones, irritaciones y otros problemas.

“Las irritaciones y las infecciones son comunes, a veces las personas hasta pierden pedazos de piel por ponerse inyecciones en fiestas, habitaciones de hotel o cualquier otro lugar en donde no hay un control médico. Las personas deben saber que es muy peligroso”, dijo Perry.

La meta de las “fiestas de silicona” es reducir a la mitad los costos de procedimientos que generalmente son realizados por cirujanos plásticos certificados.

El precio promedio de un tratamiento de Botox realizado por un cirujano plástico es entre $350 a 400 por sesión. Si se trata de otras sustancias inyectables puede ser entre $400 a 500 y si son procedimientos quirúrgicos de inyecciones de grasa para disminuir las arrugas el costo varía entre $1,500 a 3 mil.

“Ha habido casos similares en Nueva York y Florida donde las personas han sido inyectadas con pega y el resultado es la muerte”, dijo