En China, las fábricas de autos proliferan

Para 2017 se calcula que ese país tendrá un valor de capacidad ociosa de unos 11.4 millones de vehículos
En China, las fábricas de autos proliferan
Los fabricantes de automóviles de EEUU tienen muchos planes para China.
Foto: Suministrada

Los fabricantes de automóviles nacionales y extranjeros están construyendo más fábricas en China que en cualquier otro lugar del planeta, una locura de construcción que pone en riesgo al que todavía es uno de los mercados de vehículos más rentables del mundo.

Para el 2017 habrá 140 plantas de producción de automóviles en China, frente a 123 a finales de 2014, según estima la JSC Automotive Consulting. Según las previsiones las fábricas de todo el continente en 2015 serán capaces de construir 10.8 millones de vehículos más que se venderán en la gran China.

Se espera que el exceso de capacidad se ponga peor para los fabricantes de automóviles chinos. China tendrá un valor de capacidad ociosa de unos 11.4 millones de vehículos en 2017, más del doble que los fabricantes de automóviles europeos.

Algunos fabricantes de automóviles ya lamentan sus planes para plantas chinas que se abrirán en los próximos años, aseguró Jochen Siebert, director general de Shanghai de la JSC, que se niega a nombrar a las empresas. “Pero esa decisión se ha hecho… Ya está hecho; no pueden dar marcha atrás“, dijo.

Los planes para construir mas fábricas en China en los últimos años se pusieron en marcha durante la recesión mundial, cuando China resultó ser un regalo del cielo, mientras que General Motors y Chrysler eran rescatados por los contribuyentes de Estados Unidos y las ventas de automóviles de Europa estaban en caída libre. El problema es que muchos fabricantes de vehículos buscaron el mismo refugio.

Por ahora, el mercado de automóviles de China sigue siendo rentable. Los fabricantes chinos representaron 7 de 10 fabricantes de automóviles con los márgenes de ganancia más altos del mundo; con el socio chino de BMW, China Brilliance Automotive Holdings, las ventas han subido un 82% en el último año.

El margen de Toyota fue de 7.6%. Hyundai y Audi consideran a China como su mayor mercado, y el fabricante de Subaru, Fuji Heavy Industries, destaca como el único fabricante de automóviles entre los 10 más rentables que no tienen una fábrica en China.

Las automotrices extranjeras han sido las constructoras de fábricas más entusiastas en China, con Hyundai, Renault, Fiat y Jeep Chrysler entre los que han anunciado planes o ya están construyendo en China.

GM pronto venderá Buicks hechos en una planta que abrió el mes pasado, con planes de abrir una fábrica de Cadillac a finales de este año. GM tiene 22 fábricas en el continente. Volkswagen, que está compitiendo con Toyota y GM para la corona mundial de ventas de automóviles, tiene 28 plantas en China y abrirá tres más en los próximos años.

Los concesionarios de automóviles en China ya piden apoyo financiero y los objetivos de ventas más bajas de los fabricantes de automóviles, después de una combinación de la rápida expansión de las redes de ventas y el aumento de las restricciones sobre la propiedad de vehículos por los gobiernos municipales, han herido sus ganancias.

BMW acordó el mes pasado pagar $815 millones a sus distribuidores. Toyota dará $200 millones a los concesionarios de uno de sus socios de joint-venture, FAW Group, mientras que Renault, que construye una planta que se abre en China el próximo año, dijo que dará a sus distribuidores más descuentos.

Jochem Heizmann, que dirige el negocio de Volkswagen China, dijo a la prensa en noviembre que el fabricante de automóviles ha decidido ampliar su capacidad en China a más de los anteriormente dirigidos 4’000,000 de automóviles al año para 2018, ya que no podía construir lo suficiente para cumplir con la demanda.

Como la segunda mayor economía del mundo se enfría, se pronostica que las ventas de vehículos se ampliarán este año a sólo la mitad del crecimiento de 2013 del 8%, a 21.3 millones de vehículos de pasajeros.