Curso gratuito cambia las vidas de los latinos

El programa Access Code enseña a programar aplicaciones para smartphones
Curso gratuito cambia las vidas de los latinos
Uno de los hispanos que participa en clases gratuitas.

Hace unos pocos años, Paola Maldonado estaba aburrida en su trabajo, un puesto administrativo en una biblioteca universitaria. Hoy, gracias a una iniciativa comunitaria y gratuita, dobló su sueldo y está trabajando en la creación de una aplicación de smartphone para el popular sitio de internet Buzzfeed.

“Supe de Access Code en un foro en internet. Me gustó su misión, ellos quieren más diversidad en el mundo de la tecnología. Además, las clases son en fines de semana y después del trabajo”, dice esta ecuatoriana criada en Brooklyn.

Maldonado fue parte de la primera generación de Access Code, un proyecto que ofrece clases gratuitas para aprender a programar y crear aplicaciones para teléfonos iPhone y Android. Ubicado en Queens, este programa está buscando nuevos jóvenes y adultos para que postulen para su próximo curso, cuyas inscripciones están abiertas hasta mañana viernes 1 de mayo.

“Buscamos a personas sin conocimientos previos de programación computacional, para que aprendan a crear una aplicación”, dice Jukay Hsu, su fundador. “El sector tecnológico está creciendo rápidamente, es el segundo sector de más crecimiento en Nueva York. Hay muchos trabajos, pero desafortunadamente no es el más diverso”.

Por esto, en Access Code están buscando especialmente a personas de bajos ingresos y gente que no ha podido obtener títulos de college o universidad. “Ahora queremos que en cada curso 50% sean inmigrantes y también queremos que la mitad sean mujeres. Especialmente,  queremos apoyar a afroamericanos e hispanos”, dice Hsu.

Este curso de nueve meses, asegura, puede cambiar las vidas de los que en él participan. “Nuestros egresados, antes del programa en promedio ganaban $27,000 al año y después del programa ganan alrededor de $70,000”.

En la primera generación de Access Code, en 2011, la mitad de los participantes ganaban menos de $15,000 al año antes de comenzar las clases. Hoy no sólo están ganando más, sino que están creando empresas y participando en grandes compañías tecnológicas.

El programa los ayuda también a contactar puestos de trabajo, y cuentan con el apoyo de organizaciones como Google, Lyft, Airbnb y el Concejo Municipal. Además, apoyan a los estudiantes de manera completa: Si no tienen computadoras o teléfonos adecuados para trabajar en sus proyectos, se los entregan. También tienen mentores que apoyan a los estudiantes no sólo en lo técnico sino también en lo personal y en lo anímico.

“Ellos también me ayudaron a conocer la empresa donde hice mi pasantía. Después de eso, seguí aprendiendo más y más por mi cuenta”, dice Maldonado.

“Los estudiantes están motivadísimos y es muy interesante ver qué cosas van a crear”, dice Amy Quispe, quien trabaja en Google y es profesora voluntaria del curso Access Code, antes de comenzar una de sus sesiones.

“Hoy existe una oportunidad tan grande para crear proyectos interesantes. Mientras tanto, los hispanos se están transformando en uno de los principales grupos del país, sin embargo la gente en tecnologías no los conocen. Es una gran oportunidad para los latinos”, agrega Quispe, de padre peruano y residente en Corona.

En su sesión va a comenzar a enseñarles a programar en el sistema Android, el que usan poco más de la mitad de los celulares en Estados Unidos. Cuando comienza su sesión, dice “¡es tiempo de Android!” y sus alumnos se ríen, aplauden y hasta gritan.

Cuando su curso termine, todos habrán creado aplicaciones para este sistema, que cualquier persona puede bajar a sus celulares. Los alumnos han creado desde programas de citas a aplicaciones para compartir recetas y fotos de comida.

Paola Maldonado, quien además fundó la organización NYC Tech Latinas, recuerda que creó una aplicación para guardar y administrar contraseñas que se usan en el celular e internet.

“Fue un desafío aprender el lenguaje, y además trabajar en este proyecto cuando al mismo tiempo tienes otro trabajo, pero también fue muy motivante”, dice Maldonado. “Tener la capacidad de crear algo que después vas a poder usar en tu celular es algo increíble”.

 

RECUADRO

Qué es  Access Code?

Es el programa estrella de la organización Coalition for Queens, que está tratando de desarrollar ese condado como un polo tecnológico. “Yo quería llevar a más gente las mejores oportunidades que ofrece esta industria, pero el mundo de la tecnología no es muy inclusivo de la diversidad. Al mismo tiempo, Queens es el condado más diverso del país”, explica su fundador, Jukay Hsu.

Sin embargo, no hay que ser de Queens para postular, ni tampoco hay que saber de programación. Lo importante es mostrar compromiso y asistir a los nueve meses de clases, que se dictan martes, jueves y fines de semana, especialmente pensando en quienes tienen otras ocupaciones.

 

RECUADRO

Poca diversidad en industria tecnológica

En el mundo de la tecnología sólo un 12% de los trabajadores son mujeres. Además, las minorías integran un 7% de la fuerza laboral y apenas un 1% de los fundadores de compañías. En el programa Access Code de 2013, en cambio, el 57% de los participantes fueron mujeres, un 52% fueron minorías y un 40% fueron inmigrantes.

 

RECUADRO 

Cómo aplicar:

Las postulaciones al siguiente curso para aprender a crear aplicaciones para iPhones se cierran este viernes. Para participar, visite http://www.c4q.nyc/access-code-apply