Ford Flex y Nissan Murano son los más seguros según el IIHS

Ambos modelos obtuvieron buenas calificaciones en las pruebas de choque frontal
Ford Flex y Nissan Murano son los más seguros según el IIHS
La Nissan Murano fue fabricada considerando las pruebas del IIHS.
Foto: Nissan

El  Ford Flex y el Nissan Murano del 2015 ganaron los más altos honores de seguridad del IIHS (Insurance Institute for Highway Safety) en la más reciente ronda de las pruebas de choque frontal, mientras otros modelos en el segmento de los SUVs siguen incumpliendo las normas del instituto de seguros.

El Flex y el Murano tuvieron el mejor desempeño en un grupo de siete SUVs del 2015, a través del Instituto de Seguridad en las Carreteras por la pequeña superposición presentada en las pruebas de choque frontal. Los otros vehículos fueron el Jeep Wrangler, Jeep Cherokee, Hyundai Santa Fe, Dodge Durango y Dodge Journey.

El Murano recibió buenas calificaciones en la estructura, las restricciones, la cinemática y en las cuatro medidas de lesiones ficticias para una buena calificación en general y Top Safety Pick del IIHS+, máximo galardón del instituto.

El portavoz del IIHS, Russ Rader, dijo que al Murano probablemente le fue bien en la prueba de choque frontal a pequeña superposición porque Nissan integró la prueba en el desarrollo de la Murano rediseñada.

“La prueba tenía sin duda un papel en el desarrollo de la Murano -señaló el portavoz de Nissan, Phil Lienert-. La seguridad fue una de las principales preocupaciones para el Murano, y cuenta con lo que llamamos nuestra suite de seguridad”.

El Flex obtuvo buenas calificaciones en las cuatro medidas de lesiones ficticias pero sólo una calificación aceptable en restricciones y cinemática y una calificación marginal en la estructura. Estas puntuaciones otorgaron al Flex una calificación aceptable en general y un Top Safety Pick.

La prueba a pequeña superposición se considera excepcionalmente rigurosa porque se hace de frente a la zona de deformación del auto, lo que complica en el vehículo la gestión de energía del choque.

Los vehículos que les va bien en otros escenarios de pruebas de choque del IIHS, no siempre cumplen con el mismo éxito en la prueba de choque frontal a pequeña superposición.

“Para los compradores de SUV de tamaño mediano, no hay ninguna razón para no comprar un vehículo que recibe menos calificaciones buenas o aceptables en esta prueba”, dijo Rader.

“Esta es una prueba más reciente basada en la investigación que muestra que éste es un escenario no cubierto por las pruebas de gobierno -afirmó-. Un mal desempeño no significa que estos vehículos son repentinamente inseguros“.

En la prueba de choque frontal a pequeña superposición, 25% de extremo delantero del lado del conductor golpea una barrera a 40 mph. Los choques frontales de pequeña superposición representan aproximadamente una cuarta parte de todas las lesiones y las muertes que se producen en choques frontales, según IIHS.

La prueba se adoptó en 2012. El Jeep Wrangler era el único vehículo del grupo de FCA en recibir una buena calificación general. El Hyundai Santa Fe recibió una calificación general marginal.

Desde el Instituto de Seguros introdujo esta prueba en 2012, los fabricantes de automóviles han respondido de dos maneras, señaló el instituto en un comunicado.

La primera es mediante la integración de la prueba en el desarrollo de nuevos modelos, al igual que el Nissan Murano; y la segunda es al hacer modificaciones para fortalecer la estructura frontal y mejorar los airbags antes de que un modelo pase por un rediseño.

“Sabemos que el desempeño en la prueba se reduce a la estructura del vehículo -dijo Rader-. A medida que los fabricantes de automóviles integran el pequeño solapamiento en sus pruebas y el desarrollo de vehículos, esperamos ver mejoras”.