¿Hace diferencia invertir en empresas socialmente responsables?

Algunos capitales buscan que su cartera de inversiones refleje sus valores
¿Hace diferencia invertir en empresas socialmente responsables?
¿Sus convicciones se reflejan en sus inversiones?
Foto: Shutterstock

La filosofía de “inversión socialmente responsable” plantea que sus inversiones deben reflejar sus valores. La forma de implementación más común de este tipo de inversión es rehusarse a invertir en ciertas empresas, por estar en desacuerdo con una o con todas sus prácticas.

Algunos fondos mutuos que realizan inversiones socialmente responsables clasifican a las empresas en función de sus valores y luego las incluyen o excluyen del fondo. Al igual que todos los fondos mutuos, aquellos que realizan inversiones socialmente responsables emiten votos en nombre y representación de sus accionistas. Aplican su sistema de valores a esos votos, y es allí cuando los seguidores de la filosofía de inversión socialmente responsable empiezan a creer en que puede haber un cambio.

Sin embargo, hay tres problemas con esta creencia. En primer lugar, usted no puede ayudar o perjudicar a una empresa por comprar, vender o ignorar sus acciones. De un modo u otro, la empresa no está involucrada en su transacción y ni siquiera necesita saber que la misma se ha concretado. Cuando adquiere acciones de una empresa, las está comprando a otro inversionista que las está vendiendo.

Comprar acciones de una empresa que le gusta no enriquece a esa empresa. Del mismo modo, vender acciones de una empresa que ha dejado de ser de su agrado no empobrece a esa empresa.

En segundo lugar, incluso si el fondo mutuo tuviese una participación accionaria suficiente para inclinar el voto a favor de actividades más responsables que, en su defecto, la empresa no habría elegido, dependerá de la junta directiva tomar en cuenta o no esos votos a la hora de tomar una decisión. No hay garantía alguna de que los resultados de la votación marcarán una diferencia. Los verdaderos cambios en las empresas se concretan a través de los miembros de la junta directiva.

El hecho de que usted sea propietario de una parte de esa empresa no significa que tenga influencia sobre la misma. Al adquirir una acción, usted está comprando una participación en las utilidades y distribuciones de dividendos de la empresa. La participación de la mayoría de los inversionistas individuales es insignificante. Por consiguiente, la posibilidad de estos inversionistas de decidir sobre el rumbo o la visión de la empresa es baja o nula.

Si desea generar un cambio, intente incorporarse a la junta directiva de la empresa. La junta tiene la facultad y la responsabilidad de articular la misión de la empresa.

Si posee una participación accionaria suficiente, puede votar por usted como miembro de la junta directiva. La participación accionaria promedio de accionistas miembros de la junta directiva es del 5.6%. Esto podría resultarle muy costoso. Tendría que comprar $15 mil millones de acciones de Wal-Mart, aunque solo $35 millones de acciones de Zoe’s Kitchen para tener una participación accionaria suficiente que le permita transformarse en miembro de la junta directiva. Por consiguiente, solo los multimillonarios o los inversionistas que han agrupado sus inversiones pueden acceder a las juntas directivas de las empresas por ese camino.

En tercer lugar, el sistema de clasificación de inversiones socialmente responsables ya ha eliminado a las empresas que verdaderamente necesitan ayuda para ser socialmente responsables. El valor que pretenden agregar con su votación solo se materializa en empresas respecto de las que ya se ha determinado que son suficientemente responsables desde el punto de vista social. Por ende, no están reencauzando a ninguna empresa irresponsable.

Los fondos que realizan inversiones socialmente responsables tienen indicadores de gastos más altos que lo normal debido al esfuerzo adicional que implica clasificar a las empresas. Esto disminuye sus rentabilidades y, por ende, los suele transformar en inversiones menos convenientes que un fondo mutuo comparable que no realiza inversiones de ese tipo. Con resultados cuestionables y rentabilidades más bajas, las inversiones socialmente responsables son un sueño bonito, pero una mala filosofía de inversión.

En conclusión, invierta en empresas que representan una buena inversión y adquiera bienes o use los servicios de las empresas en las que cree. Si intenta usar sus participaciones accionarias en pos de sus convicciones políticas o sociales, lo único que se verá afectado es la rentabilidad de su cartera.

Si tiene opiniones contundentes o le apasiona la idea de ayudar a generar un cambio real, evalúe la posibilidad de generar apoyo u organizar boicots contra una empresa, seguir una carrera en el área de gobierno corporativo y transformarse en miembro de una junta directiva o impulsar reformas legales que protejan el mercado libre de las prácticas fraudulentas o abusivas de una empresa.

Siga a AdviceIQ en Twitter, en @adviceiq.
David John Marotta, es planificador financiero certificado y fiduciario de inversión acreditado, y es presidente de Marotta Wealth Management Inc., en Charlottesville, Virginia, donde se desempeña como planificador financiero por honorarios y brinda servicios de gestión patrimonial en www.emarotta.com, y a través de su blog www.marottaonmoney.com. Tanto el autor como los clientes a quienes representan suelen invertir en las inversiones mencionadas en estos artículos. Megan Russell, es la Directora Operativa de la empresa y se especializa en explicar las complejidades de la economía y las finanzas en www.marottaonmoney.com.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad  se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo  participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ.