Licencia de maternidad, la otra brecha laboral

EEUU no tiene regulación federal para licencia de maternidad pagada. Muchas empresas están cambiando esto pero no entre los trabajadores de bajos ingresos

Licencia de maternidad, la otra brecha laboral
Muchas mujeres enfrentan retos a la hora acceder a licencias por maternidad.
Foto: Shutterstock

Es difícil encontrar compañías que apoyan a padres trabajadores con sus regulaciones, beneficios, salarios,  y flexibilidad. Cuidar uno o varios hijos es un arduo trabajo que tienen buena parte de los trabajadores del país y que es especialmente gravoso para los que tienen bajos ingresos.

“Cada madre trabajadora quiere ser capaz de hacerlo todo, pero tenemos que equilibrar entre horarios contradictorios y nuestras prioridades todos los días”, dijo Linda Sanchez, una representante del congreso de California en una declaración para la revista Working Mothers que como todos los años ha elaborado un ranking de las mejores empresas con las madres.

Estados Unidos no tiene leyes federales para garantizar licencias de maternidad y paternidad pagadas y de hecho es uno de los dos únicos países en todo el mundo, junto con Omán y Papua Nueva Guinea. Pero últimamente y dado que hay competencia por hacerse con trabajadores de alta cualificación, hay cada vez más compañías compitiendo a elevar el nivel de apoyo para padres trabajadores, una política de recursos humanos para hacer más atractivo el trabajo y atraer a los mejores talentos.

La revista Working Mother reveló su  lista anual de las 100 mejores compañías para madres trabajadores este mes, una lista que ha estado elaborando durante 30 años. Y  los beneficios en este sentido no han dejado de aumentar. Las compañías en la lista ofrecen un promedio de ocho semanas de tiempo completo pagado.  Las 100 compañías, que están dominadas por consultoras como AT Kearny, Accenture BCG, firmas financieras, empresas farmacéuticas y de salud como Abbot y de tecnología, también ofrecen un promedio de tres semanas de permiso de paternidad pagado.

Entre las empresas, Johnson & Johnson y IBM fueron las únicas dos que permanecen en la lista desde hace tres décadas.  Cuando la revista empezó su lista, solo había 30 compañías en la lista y entre ellas, solo cinco ofrecieron licencia de maternidad pagada. Ahora, hay mucha más competencia entre el sector privado por la mano de obra femenina y hombres que cada vez valoran más el tiempo que pasan con sus hijos.

En Johnson &Johnson, las madres pueden tomar hasta 17 semanas pagadas para su licencia materna.  IBM 0frece a las madres 14 semanas de tiempo completo pagadas y anunció en julio que pagará para las que las madres puedan enviar su leche materna a sus hijos si es necesario.

Netflix anunció este verano que permitirá hasta un año de licencia de maternidad o paternidad pagado y con beneficios totales aunque no a todos los empleados. Los críticos de esta oferta señalan que la licencia no es obligatoria sino que queda a voluntad del beneficiario que siempre está a merced de otras presiones como bien demuestra el hecho de que muchos americanos tampoco se toman todos los días de vacaciones que tienen.

Microsoft y Adobe también aumentaron sus benéficos para padres este verano. Una compañía de software, CA Technologies, dice que ofrece horarios flexibles para el 30% de sus trabajadores, para que puedan trabajar desde casa o teletrabajar cuando sea necesario.

“Los lugares de trabajo de hoy son más amables y familiares que nunca, pero hay más que se pueda hacer, sin duda”, dijo Sanchez.

Pero el listón que está estableciendo estás empresas está muy lejos de lo que pueden aspirar los padres con bajos ingresos que son los que menos pueden permitirse la falta de flexibilidad o de licencias sin pago. Y es en estos trabajos donde esta todo por hacer. En empresas pequeñas o de bajos salarios, apenas se ofrecen estos días y lo hacen sin paga.

Para las mujeres y hombres que trabajan en estos negocios, tener un hijo es una responsabilidad mucho más cara de lo que ya es y emocionalmente muy frustrante. Las diferencias entre empresas grandes y muy rentables y el resto están haciendo que haya dos tipos de trabajadores separados no solo por una brecha salarial sino también de facilidades laborales. Las trabajadoras de bajos recursos no cuentan con unos beneficios que a muchas de ellas les permitiría salir de un círculo de pobreza que sin embargo se hace más profundo cuando además son madres.

Cubrir el vacío legal

En ausencia de las necesarias leyes federales, algunos estados han puesto en marcha sus propias leyes para tratar de reducir la brecha de beneficios entre trabajadores de altos o medios y bajos ingresos. California fue el primero de estos estados y en 2004 se instauró una licencia de hasta seis semanas con parte de la compensación salarial. Nueva Jersey y Rhode Island han puesto en marcha similares regulaciones así como el estado de Washington. En Nueva York hay proyectos de ley pero no han avanzado. La candidata a las primarias presidenciales demócrata, Hillary Clinton, es la que más se está refiriendo a la necesidad de aprobar una ley federal.

Barack Obama también lo ha hecho y de hecho a finales del año pasado aprobó seis semanas de licencia familiar pagadas para los empleados federales .

 

I