Google revoluciona la búsqueda en celulares con Now on Tap

Usar internet con el ordenador ya es casi el pasado para Google. El buscador cree que los usuarios necesitan interactuar desde sus teléfonos de otro modo. ¿Su solución? Casi un adivino al que no hay que escribirle nada.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Google revoluciona la búsqueda en celulares con Now on Tap
Google tiene claro que los celulares no están hechos para escribir, así que su nuevo modelo de buscador será intuitivo.
Foto: Thinkstock / BBC

Conectarse a internet desde el ordenador ya es casi una cosa del pasado para Google. El buscador por excelencia ha decidido que los usuarios necesitan otra forma de interactuar desde sus teléfonos. Su solución ya está aquí: se acabó teclear. El buscador será casi un adivino.

Durante más de una década, las cajitas de búsqueda han ayudado a Google a dominar el mercado de los buscadores. Pero esos tiempos están llegando a su fin: los teléfonos inteligentes se imponen en el uso de internet a los ordenadores. Por eso, Google ha decidido cambiar su propio paradigma con Now on Tap.

Lea también: Alphabet: esto es lo que verás bajo la nueva estructura de Google

“Una pantalla de cinco pulgadas no está diseñada para escribir, señala Amit Singhal, responsable de Google, al periodista de la BBC Leo Kelion.

“Por lo tanto, en celular tienes que darle a los usuarios nuevas vías de interacción“, señala.

Y aquí es donde entra Now on Tap.

Con Now on Tap puedes preguntar a Google algo relacionado con lo que tienes en la pantalla del teléfono y entiende a lo que te refieres.

Esta nueva función, lanzada ya como parte de la última versión del sistema operativo Android, permite a los usuarios obtener información relacionada con cualquier cosa que tenga en la pantalla simplemente pulsando un botón.

Lea también: ¿Por qué Google decidió rediseñar su logotipo?

A modo de ejemplo, Shingal describe un chat de texto con su esposa en el que él sugiere la posibilidad de ir a un restaurante.

A continuación, presionando el botón “home” del aparato, el sistema podría abrir mapas sobre el mejor camino para llegar a él o el horario de apertura del lugar.

La característica funciona con cualquiera aplicación del móvil.

Pero su funcionamiento va más allá.

La clave es el contexto

Y si alguien quiere conocer algo específico, pueden habilitar una búsqueda de voz contextual diciendo: “OK Google”.

Así, una posibilidad sería preguntar: “¿Quién es el cantante?”, cuando el nombre de una canción aparece en Spotify.

La conexión a internet cada vez se hace más desde dispositivos pequeños y portables que desde ordenadores.

 

 

O “¿Qué edad tiene?”, si quieres saber ese dato de un deportista que es el protagonista de una información que estás leyendo.

“Es un sistema de búsqueda diseñado para el mundo móvil”, sostiene Singhal.

Lea también: Los prejuicios nacionales que se esconden detrás de las búsquedas de Google

“No tienes que cambiar de ventana para escribir información en una y luego tener que ir a otra”.

Se acabó el teclear, por tanto, Google empezará casi a adivinar nuestras dudas, reconociendo el contexto de la consulta.

El asunto de la privacidad

Como muchos de los servicios de Google, hay una disyuntiva que afrontar.

Aquellos que utilizan el servicio terminarán revelando cada vez más cantidades de

Eso ayuda a Google a orientar sus anuncios, lo que también lo expone a la crítica.

Amit Singhal, de Google, sostiene que merece la pena compartir algunos datos privados para que la tecnología nos ayude.
Amit Singhal, de Google, sostiene que merece la pena compartir algunos datos privados para que la tecnología nos ayude.

 

“Ellos están aprendiendo todo lo que pueden de ti y tratan de monetizarlo”, dijo el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, a principios de año.

“Pensamos que eso está mal… y creemos que algún día los consumidores verán esto como lo que es”, apuntó.

Singhal replica que Google le da a los usuarios un “control total” sobre los datos a los que tiene acceso, pero añade que cree que la gente aprecia las ventajas que tiene compartir sus datos.

“Si Google no sabe dónde está mi oficina o a qué hora es mi próxima reunión, no puede decirme automáticamente si hay tráfico”, reflexiona.