Crece polémica en México por discriminación contra niño con cabello largo

Muestra rezagos en la sociedad mexicana, afirma la ONG Redim

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) condenó que la escuela privada IMARC A.C de Hermosillo, Sonora, expulsara a Axan, un niño de cuatro años bajo el argumento de que incumple el reglamento escolar al llevar el cabello largo y señaló que este tipo de medidas muestra el rezago en la sociedad mexicana.

A través de un comunicado de prensa el organismo señala que la violencia en contra de Axan es responsabilidad de la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal y estatal atender el artículo 4º Constitucional y a la Convención sobre los Derechos del Niño.

La organización señaló que es preocupante que el Secretario de Educación del estado de Sonora, Ernesto de Lucas Hopkins, evada su responsabilidad constitucional argumentando un conflicto entre particulares, sin considerar la campaña negra que personas y grupos conservadores han emprendido contra el menor y su madre.

“Es urgente que la Secretaría de Educación Pública (SEP) retome el casi pues afecta la vida de un pequeño de sólo cuatro años de edad y su familia, para insistir que ningún reglamento se encuentra por encima del derecho a la educación, la dignidad y la seguridad de niñas y niños”, señala el comunicado.

Así mismo, la Red por los Derechos de la Infancia en México pidió a la SEP iniciar con la revisión de practicas discriminatorias que se presentan en escuelas públicas y privadas además de sancionar a los funcionarios que no respeten la Constitución y los Tratados internacionales.

La organización celebró que las acciones del consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) quien llamó al colegio IMARC a tomar medidas urgentes para garantizar el derecho a la educación de Axan, al señalar que el corte del cabello no representa un requisito que impida prohibir la educación.

En tanto la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) señaló que este tema representa una violación al derecho a la educación del menor y afirmó que podría iniciar un proceso legal contra la institución educativa.

Por último el organismo hizo un llamado a “cuidar la identidad del niño y su familia así como a garantizar su seguridad; brindar el apoyo necesario frente a las agresiones de que han sido víctimas e invitamos a tener un manejo ético del caso y sobre todo actuar de forma urgente para garantizar la no repetición”.