Máxima seguridad alrededor del Santiago Bernabéu, previo al clásico

El estadio del Real Madrid está convertido en un campo de fútbol blindado, a unas horas de que arranque el duelo ante Barcelona

A poco más de cuatro horas del inicio del clásico que enfrentará al Real Madrid y al Barcelona, la normalidad y la máxima seguridad reinan en los aledaños del estadio Santiago Bernabéu, convertido en un campo de fútbol blindado tras los atentados terroristas que dejaron 130 muertos en París hace poco más de una semana.

EL CLÁSICO, COBERTURA ESPECIAL

Cuando todavía no han cortado las calles que rodean el campo del Real Madrid (Concha Espina, Padre Damián, Doctor Fleming, Rafael Salgado y Gutiérrez Solana se cerrarán al tráfico), los únicos elementos que rompen la estética habitual de la zona del coliseo son las extremas fuerzas de seguridad que vigilarán hasta el más mínimo detalle para que no ocurra nada fuera de lo normal.

A lo largo de los dos últimos días ya ha podido verse en los alrededores del campo del Real Madrid un adelanto de cómo iba a ser el dispositivo. Sobre todo, el viernes por la tarde, cuando unidades caninas de la Policía Nacional inspeccionaron las zonas que rodean el Bernabéu para buscar cualquier artefacto sospechoso.

ENTÉRATE: Por temor a atentados, en Bélgica suspendieron un partido de la Primera División

También la unidad de subsuelo de la policía nacional buscó cualquier indicio sospechoso en el alcantarillado de las calles que rodean al estadio madridista.

Pero, a poco más de cuatro horas para que empiece el encuentro, ya se puede ver un despliegue que llama mucho más la atención. Cerca de 1.200 policías nacionales, 1.400 agentes de seguridad privada, 122 policías municipales, 80 sanitarios del Samur y 60 de la Cruz Roja, velarán por la seguridad de los aficionados.

De momento, no han comenzado los controles y los cacheos y la normalidad, dentro de la excepcionalidad de unas medidas extremas nunca vistas en un partido de fútbol en España, es la palabra que podría definir el estado de los transeúntes que pasean por la zona antes de que empiece el partido más seguido del planeta.

QUIERO MÁS FÚTBOL

Luis Enrique mantiene la incógnita de Messi para el clásico

Mourinho le cerró la puerta al desembarco de Calleri al Chelsea

Promueven encuentro de Cristiano Ronaldo con huérfano de ataques de Beirut