Ex fiscal reitera que los 43 de Ayotzinapa fueron incinerados en el basurero de Cocula

Jesús Murillo Karam dice estar dispuesto a aclarar dudas a legisladores sobre caso Iguala

México – El exfiscal mexicano Jesús Murillo dijo estar dispuesto a reunirse en “privado” con legisladores para abordar la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y reiteró su tesis de que estos fueron incinerados en el basurero de Cocula, reveló hoy una diputada.

La legisladora del conservador Partido Acción Nacional (PAN) Guadalupe Murguía Gutiérrez informó a sus colegas que Murillo le dijo en un encuentro celebrado el 1 de diciembre pasado “no estar escondiéndose de nadie” para hablar de la investigación oficial de este caso, señaló un comunicado de la Cámara baja.

Además, “ratificó todas y cada una de las declaraciones que había hecho respecto del caso”, es decir, que los jóvenes fueron incinerados en el basurero y que el objetivo de su traslado a Iguala el 26 de septiembre de 2014 fue sabotear un acto de la esposa del entonces alcalde, María de los Ángeles Pineda.

Sin embargo, los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que estudian el caso desde marzo pasado concluyeron en septiembre que no había evidencias científicas que confirmaran que allí habían sido quemados y esta semana aseguró que ni quisiera hubo un incendio esa noche en el basurero.

Según la “verdad histórica” establecida por Murillo a fines de enero pasado, los 43 alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa fueron detenidos por policías corruptos y entregados a miembros del cártel de Guerreros Unidos, quienes los asesinaron e incineraron en el basurero de Cocula, municipio vecino a Iguala, en el sureño estado de Guerrero.

Por ello, Murguía consideró importante que la comisión legislativa que investiga el caso se reúna con el titular de la Procuraduría General de la República (PGR) hasta febrero pasado, al considerar que “tiene responsabilidad jurídica, política e histórica”.

En ese sentido, añade la nota, Murillo aclaró que “debe guardar reserva de los hechos que en su momento conoció, toda vez que la averiguación de la PGR sigue abierta”, pero aceptó “un encuentro privado” que “podría darse en enero” para aclarar las dudas de la comisión, presidida por Murguía.