Cuba y el cambio en América Latina

Los cubanos siguen buscando la forma de salir de la isla
Cuba y el cambio en América Latina
Un grupo de migrantes cubanos están varados en Nicaragua.
Foto: BBC

El panorama político en América Latina ha dado un vuelco interesante que perjudica enormemente al gobierno comunista cubano.

Con el resultado de dos elecciones – una en Argentina y otra el Venezuela – Castro ha perdido a dos de sus más importantes aliados políticos en la región.  Y en el caso de Venezuela, al perder el control de la Asamblea Nacional el Presidente Nicolás Maduro, va a ser difícil que la patria de Bolívar esté dispuesta a seguir regalándole petróleo a Cuba para mantener a flote el gobierno de los hermanos Castro.

Y como si todo esto fuera poco, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff enfrenta serios cargos de corrupción en su gobierno. Estos cargos van contra alguno de los más importantes funcionarios allegados a Rousseff y hay analistas que dicen que la presidenta va a verse forzada a renunciar a su cargo.

Mientras en Cuba al cumplirse el primer aniversario del acuerdo del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, las cosas no han cambiado – tan mal o peor que hace un año.

A Raúl Castro le quedan pocas cartas por jugar para mantener a flote la economía cubana.  Los cubanos de a pie están igual o peor que hace un año a pesar de los regalos del Presidente Obama a la dictadura más longeva en la historia del continente.

Si Raúl fuese inteligente debía tratar de buscar formas de conseguir más ayuda de los Estados Unidos y lo puede lograr sin perder el control del gobierno, que es lo que Cuba más teme.

Pero a pesar de la intransigencia de Cuba el no ceder en las negociaciones con Estados Unidos, el Presidente Barack Obama insiste en mandarle regalo tras regalo a los cubanos.

Sin que Cuba cediera en nada, Obama ha facilitado el viaje de los americanos a Cuba, ha aumentado el monto de dinero que los exiliados le pueden mandar a sus parientes y amigos en la isla.  Ha permitido que un banco funcione en Cuba y que sus tarjetas de crédito puedan ser usadas en la isla.

Ah, y a mediados de esta semana Cuba y Estados Unidos anunciaron – a futuro – un acuerdo para restablecer los viajes directos entre Cuba y Estados Unidos.

Obama da más regalos que Papá Noel y los Tres Reyes Magos juntos.  Y Raúl Castro no hace caso a ese viejo cuento de camino que hay que portarse bien para que le traigan regalos a los niños.

Raúl Castro ha hecho todo lo contrario.  El número de disidentes arrestados, golpeados e injuriados se ha casi duplicado en el último año. Los Estados Unidos ha protestado, pero lo ha hecho en una voz tan bajita que nadie le hace caso.

Y los cubanos siguen buscando la forma para irse de Cuba. Ya sea por aire, por tierra o por mar.

Pero ahora la moda es ir a Ecuador y de allí por tierra, con ayuda de coyotes, cruzar las selvas de Colombia y Panamá, pasar por Costa Rica y Nicaragua hasta llegar a la frontera entre Estados Unidos y México donde los cubanos se presentan y dicen con orgullo que sus pies están secos y que por ende tienen derecho a la entrada legal en este país.