Dramático rebote al cierre de la Bolsa

Expertos confían sin embargo en la fortaleza de la economía de EEUU
Dramático rebote al cierre de la Bolsa
Operador de la Bolsa de Valores de Nueva York, tras una sesión con muchas pérdidas.
Foto: EFE

Nueva York

Wall Street vivió hoy un dramático rebote desde el desplome que había anotado a lo largo de la sesión, y aunque cerró con perdidas, la jornada pudo haber sido tan pésima como la que tuvieron los otros mercados bursátiles mundiales.

Una nueva caída de los precios del petróleo y las dudas que persisten aún sobre la evolución económica de China fueron los dos elementos que más afectaron a las operaciones de Wall Street, con momentos de pánico cerca de la media sesión.

Al final de la jornada, el Dow Jones de Industriales, que llegó a perder 565 puntos, terminó con un descenso de 249,28 unidades, o el 1,56 %, y cerró con 15.766,74 enteros.

El Nasdaq fue el que más sorprendió al mercado, porque su indicador llegó a estar en territorio positivo una hora antes del cierre, después de haber tocado mínimos de agosto pasado, pero no pudo mantener la tendencia y acabó la sesión con un leve descenso.

Los índices se vieron impactados por una nueva caída del precio del petróleo, que en el caso del crudo intermedio de Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, fue del 6,71 %, mientras que el Brent, de referencia en los mercados globales, perdió un 3,05 %.

“Todo en este ciclo actual está ligado al precio del petróleo”, afirmó a la cadena financiera CNBC David Rosenberg, economista jefe de la firma Gluskin Sheff.

Los analistas coincidieron en apuntar el petróleo como el responsable de las caídas de los mercados bursátiles de hoy, aunque en Nueva York los operadores siguen apostando por las fortaleza de la economía estadounidense frente las incertidumbres de afuera.

“La economía estadounidense está en muy buena forma”, declaró Fred Tomcyzk, presidente de la firma bursátil Ameritrade, quien apuntó la posibilidad de que el efecto de la evolución económica china sea exagerado.

“China tiene un buen crecimiento. Su economía está yendo bien, aunque no tan bien como antes”, insistió.

En la sesión de hoy destacó el comportamiento de títulos como los de Apple, la empresa estadounidense con mayor capitalización bursátil, que terminó con un avance del 0,17 %, algo menor que la ganancia del 0,45 % que tuvo Microsoft.

De momento, los analistas insisten en que “no es tiempo para aventuras en nuevos territorios”, como dice Tomcyzk, quien dijo que la mayoría de sus clientes están manteniendo sus planes de inversión.

La jornada de hoy en Wall Street fue de gran volatilidad y con un volumen de operaciones que dobló el normal.

Había empezado en terreno negativo, después de las pérdidas registradas en Asia y las que estaban anotándose en Europa, y tocó sus mínimos cerca del cierre de los mercados europeos.

En Asia, el principal índice bursátil de China terminó con un retroceso del 1,03 %, el de Hong Kong con una pérdida del 3,82 %, mientras que el de Tokio cayó un 3,71 %.

Europa a la baja

En Europa se mantuvieron unas pérdidas parecidas. El principal indicador de Londres perdió un 3,46 %, el de París un 3,45 % y el de Alemania un 2,82 %, mientras que el Ibex 35 de Madrid terminó con un descenso del 3,20 %.