Bodegas de El Bronx apuestan por lo sano

Dueños de locales participan de un plan piloto llamado ‘Bodegas Saludables’ para sustituir sus inventarios con productos más saludables para los consumidores

Una veintena de bodegas han implementado el programa para vender más frutas y vegetales.
Una veintena de bodegas han implementado el programa para vender más frutas y vegetales.
Foto: Gerardo Romo / El Diario
NUEVA YORK – Hay unas naranjas chinas que son pequeñitas y no llaman mucho la atención; para la venta son mejores las Sunkist por su tamaño y calidad. Las manzanas, para que sean atractivas, deben lucir frescas y sin golpes, además de estar ordenadas en los estantes con sus respectivas etiquetas.
Esas son algunas de las cosas que Hylonkys LaChapelle ha ido poniendo en práctica en sus bodegas. La empresaria tiene dos negocios, Ulerio Deli and Grocery en el 1001 de la avenida Mace y Gerard Minimarket en el 740 de la avenida Gerard, y aunque ha sido proveedora del programa WIC por mucho tiempo, fue hasta hace unos cinco meses que tomó conciencia del impacto positivo de un inventario más saludable.
LaChapelle, junto a una veintena de bodegueros de El Bronx, es parte de un plan piloto que busca convertir estos tradicionales puntos de abastecimiento de víveres en facilitadores de cambio nutricional en nuestra comunidad, algo que ya está dando los primeros resultados.
En agosto, la Asociación de Bodegueros de Estados Unidos (ASOBEU), junto a la organización Bronx Health REACH e Hispanic Information and Telecommunications Network, Inc. (HITN), impartió un taller de capacitación denominado “Healthy Bodegas Initiative” (Bodegas Saludables) enfocado en un modelo de venta de productos saludables que sea sostenible.
Las bodegas buscan abastecerse con más víveres y frutas.
Las bodegas buscan abastecerse con más víveres y frutas.

La directora de Bronx Health REACH, Charmaine Ruddock, explicó que el entrenamiento es parte de un programa de tres años otorgado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y tendrá una segunda ronda de capacitaciones en marzo próximo.

El currículo destaca la importancia de incluir alternativas a los productos tradicionales; por ejemplo en los mostradores de los ‘delis’ se sugiere ofrecer queso y mayonesa con poca grasa, añadir lechuga y tomate a los sanwiches y ofrecer agua en lugar de soda.
“¿Por qué no ofrecer un sandwich, fruta y agua en lugar de frituras y soda?”, indicó Ruddock.
La bodeguera LaChapelle confirmó el impacto positivo, especialmente en los niños, que siempre buscan frituras, galletas y golosinas. “Ahora, dos cajas de guineos (aproximadamente 30 libras de producto) se venden en cuestión de un día. Antes de la capacitación no vendíamos lechosa (papaya) ni piña, pero ahora sí”, dijo animada.
Hylonkys LaChapelle empresaria que apoya el nuevo programa de bodegas saludables.
Hylonkys LaChapelle empresaria que apoya el nuevo programa de bodegas saludables.

Natalia Arias-Abreu contó que normalmente es su madre quien compra en las bodegas en el sur de El Bronx y hay una que ella frecuenta, prodría decirse casi a diario: ‘La Esperanza’. “A ella le gusta mucho porque llevan vegetales, víveres y frutas frescas y variadas a un precio muy económico y razonable.

Me parece que todo este cambio se está dando debido a que la comunidad está más informada y más consciente de su salud y de todas las repercusiones que trae el no llevar una alimentación adecuada y un estilo de vida más saludable”, dijo esta profesional.
“También creo que nuestra comunidad se ha diversificado mucho étnica y culturalmente y por este hecho los comerciantes se ven en la obligación de mantenerse a la vanguardia de las necesidades de sus clientes y de lo que el público  le gusta y consume”, añadió Arias-Abreu.
Entre tanto, Estela Martínez, quien vive en el Alto Manhattan, lamenta que esa iniciativa no existe en su vecindario. “Hay dos bodegas y ninguna está en ese proyecto, a mi me gustaría pero la gente es renuente a cambiar, les gusta mucho la comida chatarra. En el supermercado que es donde yo compro la diferencia es que hay nuevos productos orgánicos”, indicó.

Buscan salir de la lista negra