Así operaba la red de azafatas de Colombia relacionadas con el Cartel de Sinaloa

El pasado jueves en la madrugada, la Guardia Civil española, autoridades estadounidenses y colombianas desarticularon una red que blanqueaba dinero procedente del narcotráfico utilizando a auxiliares de vuelo de la aerolínea colombiana Avianca, en una operación que acabó con 58 detenidos

Guía de Regalos

Así operaba la red de azafatas de Colombia relacionadas con el Cartel de Sinaloa
Los aviones se aprovechan de las corrientes en chorro para disminuir el tiempo de vuelo.
Foto: BBC

Hasta 250 millones de dólares anuales transportaba la red de azafatas de Colombia relacionadas con el Cartel de Sinaloa, revelaron fuentes de seguridad al diario El Tiempo.

El pasado jueves en la madrugada, la Guardia Civil española, autoridades estadounidenses y colombianas desarticularon una red que blanqueaba dinero procedente del narcotráfico utilizando a auxiliares de vuelo de la aerolínea colombiana Avianca, en una operación que acabó con 58 detenidos, entre estos 24 azafatas.

Las investigaciones comenzaron a mediados de 2015, cuando la Guardia Civil Española supo que varios empleados de la aerolínea colombiana se aprovechaban supuestamente de su trabajo para transportar, en dobles fondos de equipajes o adheridas al cuerpo, grandes cantidades de dinero que les entregaban los integrantes organizaciones criminales.

El Tiempo tuvo acceso al expediente de la investigación y refiere que Homero Prieto Rivera, alias “El Tío”, un sujeto de nacionalidad colombiana-mexicana, 53 años de edad, “es el contacto de los narcotraficantes colombianos y mexicanos de al menos cuatro cárteles”.

Según el medio de comunicación, este personaje vivía en México y uno de sus cuñados es Diputado del Congreso de Sinaloa, a quien no identifica, y es dueño de una cadena de casas de cambio que usa para lavar el dinero de la mafia.

“El Tío” fue detenido en Medellín “mientras superaba una resaca en un lujoso hotel donde departía con jóvenes mujeres”, refiere el diario.

Según documentos a los que tuvo acceso el medio, Magnolia Ramírez, alias “Flaco”, una auxiliar de vuelo de Avianca, era quien reclutaba a las azafatas “más lindas” y era apoyada por Jaime Rufino Blanco, un sobrecargo “que vive en un lujoso apartamento en Bogotá y maneja automóviles BMW y camionetas de alta gama”.

Se señala además a José Jamir Méndez, alias “El Negro”, dueño de una casa de cambio Bogotá que operaba pese a que presentaba “antecedentes por narcotráfico”. Mientras que otro sujeto identificado como Jhon López Arjona, era quien bajaba parte del dinero que llevaban las azafatas hasta Perú y Bolivia y con el que se pagaban embarques de droga que salían hacia Estados Unidos y Europa.

“La red tenía bajo su control el ciclo completo del blanqueo de divisas y del reclutamiento de los correos humanos. Además, contactos en el aeropuerto El Dorado de Bogotá”, explicó un oficial de la Dijín, [Policía Nacional de Colombia] que participó en la operación en contra del grupo de narcotraficantes.

Fuentes revelaron al periódico que varias de las valijas que eran usadas por las trabajadoras de las aerolineas fueron trasladadas a Estados Unidos para que el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) las sometan a estudios ya que contenían un mecanismo que impedian que el dinero ilegal fuera detectado por los escáneres de los aeropuertos.

“Los billetes eran envueltos en papel vinipel azul y cubiertos con la película para bloquear los escáneres”, dijo un funcionario a El Tiempo.

Las autoridades también identificaron y detuvieron a las personas que integraban la organización en España y entregaban el dinero a los tripulantes de cabina.

Los arrestados en España recibían instrucciones directamente desde Colombia por parte de los cabecillas de la organización, también arrestados en el marco de la operación “Pajaro Azul”.