¡A comer frijoles!

Estudio revela que incluir a diario una porción de granos podría contribuir a una moderada pérdida de peso
¡A comer frijoles!
Ingerir a diario 3/4 de taza de alguna legumbre puede ayudar a bajar de peso, asegura un reciente estudio.
Foto: Shutterstock

Comer diariamente una porción de frijoles, garbanzos, guisantes o lentejas puede ayudar a bajar de peso.

A esta conclusión llegó un reciente estudio realizado por un grupo de investigadores del St. Michael’s Hospital de Toronto, Canadá, publicado en la nueva edición The American Journal of Clinical Nutrition.

Comer alrededor de 3/4 taza cada día de estos alimentos conduce a una pérdida de peso de 0.75 libras”, aseguran los investigadores en un comunicado expedido por el St. Michael’s Hospital.

El resultado se obtuvo tras una en una revisión sistemática y analítica de los datos de 21 estudios clínicos sobre los efectos de comer estos “alimentos humildes” —pertenecientes al grupo de las legumbres—, que pueden ayudar a bajar de peso al hacer que quienes las ingieren en su dieta diaria se sientan mucho más llenas y satisfechas que las personas que siguen una dieta rígida de control de peso.

“A pesar de que la pérdida de peso obtenida no fue tal alta, nuestros resultados sugieren que el incluir legumbres o granos en la dieta puede ayudar a bajar peso. Y lo más importante: creemos que impide ganar de nuevo el peso perdido”, asegura el Dr. Russell de Souza, autor principal del estudio e investigador del Li Ka Shing Knowledge Institute del St. Michael’s Hospital.

La investigación se basó en el análisis de una muestra de 940 adultos (de ambos sexos) que bajaron en promedio 0.75 libras, en un periodo de seis semanas, al incluir una porción de legumbres en su dieta sin realizar un esfuerzo particular para reducir el consumo de otros alimentos.

“Este nuevo estudio encaja bien con nuestro trabajo previo, que encontró que las legumbres aumentan la sensación de saciedad en un 31%, lo que de hecho puede resultar en una menor ingesta de alimentos”, denota el Dr. De Souza.

Los resultados de la nueva investigación aportan otro beneficio más al consumo de legumbres. Otra revisión sistemática, también publicada recientemente, muestra que comer media porción diaria de frijoles, guisantes, garbanzos o lentejas también puede reducir el colesterol “malo” en un 5%,  lo cual reduce el riesgo de la enfermedad cardiovascular.

Esto obedece a que las legumbres tienen un índice glucémico bajo (lo que significa que son alimentos que se descomponen lentamente) y se pueden usar para reducir o desplazar a las proteínas animales, así como a las grasas “malas” (grasas trans) en las comidas diarias.

Los resultado encajan también con excelencia este año, debido a que la Organización de Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas (ONU) designado al 2016 como el Año Internacional de las legumbres.