Nuevo empujón para Trump y Clinton, pero la campaña sigue

Nueva York da un gran impulso a Trump y sostiene la ventaja de Clinton en delegados, las próximas competencias los favorecen, pero las contiendas primarias seguirán hasta el final por primera vez en la historia reciente

Las últimas semanas no han sido las mejores para Donald Trump y Hillary Clinton, pero Nueva York, que es el hogar de ambos en la vida real, inicia una nueva racha que acerca a los precandidatos a la nominación de sus respectivos partidos.

No obstante, señalan expertos, Nueva York tampoco será el final de esta campaña primaria, que promete prolongarse hasta el final de las votaciones e incluso las convenciones de este verano, especialmente en el caso republicano.

“Ambos ya estaban en posición dominante en cuanto a delegados, pero esta primaria les ha dado mayor margen de ganancia”, dijo Sherry Jeffe, analista política y profesora de la Universidad del Sur de California. “Sin embargo, yo soy de las que piensa que esto no se acaba aquí, sino que la lucha será hasta el final en los dos lados”.

El final será California el próximo 7 de Junio y, de no alcanzar el número mágico de delegados que cada partido establece, las convenciones nacionales de ambas toldas políticas que se llevarán a cabo a mediados y finales de Julio.

Ganar Nueva York era indispensable para Trump y tremendamente importante para Hillary. El primero tiene en Manhattan el centro de operaciones de su imperio y su campaña y la segunda, no sólo vive en el estado sino que fue senadora de Nueva York durante dos períodos.

El abultado triunfo de Trump en Nueva York, unido a su excelente figuración en las encuestas de los estados que votan el próximo martes (Pennsylvania, Maryland, Connecticut, entre otros), lo vuelven a colocar en control de la competencia, no sólo en delegados sino en imagen.

Para la profesora Jessica Lavariega-Monforti, politóloga de la Universidad de Pace en Nueva York, los contendores de Trump tiene pocas oportunidades en las urnas, pero aparentemente esperan poder competir en la convención, si a Trump no llega al número de delegados para ganar en la primera votación.

“Ted Cruz había venido ganando en competencias recientes, pero la realidad es que el margen de Trump sigue aumentando y no hay forma de alcanzarlo en número de delegados”, dijo Lavariega-Monforti.

Según los análisis de expertos, Cruz se benefició de los votantes que dejó Marco Rubio (conservadores moderados, votantes de cuello blanco) en anteriores estados, pero demográficamente los estados que siguen no le son demasiado favorables.

Además, Kasich y Cruz siguen repartiéndose el voto “anti-Trump” y quizá permitiendo que Trump vuelva a colocarse en la delantera indiscutible e inalcanzable a partir de la próxima semana.

En cuando a la competencia demócrata,  ninguna de las dos expertas considera que Bernie Sanders concederá nada a Clinton ni se retirará de la competencia.

“Está claro que Bernie se quedará hasta el final”, dijo la profesora de Pace. La última primaria se realiza en California el 7 de junio, y Sanders abre este miércoles su primera oficina de campaña en el estado, desde donde coordinarán sus voluntarios en el último “super estado” que reparte delegados en forma proporcional.

Pero Clinton aventaja a Sanders en las encuestas de los estados que votan el próximo martes, el último “super martes” de la temporada primaria de 2016.