Juez federal de Texas exige que gobierno entregue lista de beneficiarios de DACA+

El juez Andrew Hanen también ordenó que los abogados del Departamento de Justicia tomen un curso de ética legal cada año para evitar conductas indebidas

Los programas DACA y DAPA beneficiarían a  millones de inmigrantes indocumentados.
Los programas DACA y DAPA beneficiarían a millones de inmigrantes indocumentados.
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- El juez federal Andrew Hanen, responsable de que los alivios migratorios para hasta cinco millones de indocumentados estén congelados en las cortes, exigió este jueves que la Administración Obama le entregue una lista completa de todas las personas que, por error, recibieron alivios migratorios el año pasado.

En un mordaz documento de 28 páginas, Hanen reiteró su queja de que el Departamento de Justicia “engañó” a la corte al ocultar la emisión de permisos de trabajo, particularmente a “Dreamers”, dentro de la extensión de tres años del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, antes de que él lo bloqueara en febrero de 2015.

La noticia de la orden del juez Hanen apareció primero en la revista National Law Journal.

En declaraciones a este diario, un portavoz del Departamento de Justicia, Patrick Rodenbush, dijo hoy que la agencia “discrepa enérgicamente con la orden” judicial, aunque no precisó si eso significa que no acatará la orden.

Aunque los beneficiarios devolvieron los permisos que la Administración Obama emitió por error, Hanen ordenó que el gobierno entregue una lista completa para proteger a los 26 estados que entablaron una demanda para bloquear los alivios migratorios mientras se resuelve el litigio en las cortes.

La idea, según explicó Hanen, es que los estados demandantes no queden expuestos a posibles medidas punitivas  por parte de abogados de los beneficiarios, todo por culpa del “engaño del gobierno”.

Hanen afirmó que los abogados del Departamento de Justicia habían asegurado que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) implementaría la extensión del DACA el 18 de febrero de 2015,  pero la agencia ya había comenzado a implementar antes de esa fecha esa parte de los alivios migratorios delineados en un memorándum en noviembre de 2014.

La lista debe incluir a los que recibieron los permisos entre noviembre de 2014 y marzo de 2015, permanecería bajo sello judicial hasta que el Tribunal Supremo emita su fallo, y Hanen revisaría la solicitud de los estados de divulgar la información a las autoridades pertinentes.

“Por las razones que fuesen, los abogados del Departamento de Justicia que comparecieron en este tribunal decidieron no decir la verdad sobre esta actividad del DHS”, y la decisión de ocultar ese dato fue una violación de ética, se quejó Hanen.

Por ello, Hanen también ordenó que los abogados del Departamento de Justicia que representen casos en cualquier de los 26 estados demandantes tomen un curso de ética legal de al menos tres horas cada año.

El curso obligatorio es una especie de castigo para los abogados que “engañaron intencionalmente” a la corte durante el litigio por la puesta en marcha de los alivios migratorios.

La extensión del DACA, conocido como DACA+ y uno similar para adultos con hijos ciudadanos o residentes legales, conocido como “DAPA”, se encuentran congelados mientras el Tribunal Supremo prepara su fallo al respecto para junio próximo.

En una declaración escrita, Ken Paxton, el fiscal general de Texas, estado que lidera a los estados demandantes, aplaudió la decisión de Hanen, al asegurar que el objetivo de la demanda es dejar en claro que el Ejecutivo no puede cambiar las leyes de forma unilateral.

“Parte de eso implica asegurar que todos cumplen con el imperio de la ley”, dijo Paxton.

Una orden insólita

Para el abogado de inmigración, David Leopold,  el “remedio” de Hanen por el presunto lapso de ética del Departamento de Justicia no tiene sentido y, por el contrario, entrega a los estados demandantes toda clase de información personal de los beneficiarios, incluyendo nombre, dirección, número y fecha de permisos, y otros datos.

Texas y el resto de los 25 estados que bloquearon los alivios migratorios tendrían acceso a la lista si demuestran “buena causa”.

“¿Para qué la quieren? ¿Para ir a acosar a la gente? Estos inmigrantes tuvieron que devolver sus permisos de tres años hace meses, así es que la orden de Hanen no tendrá mucho efecto, pero sí infundirá miedo en los inmigrantes en todo el país”, advirtió Leopold.

Según el experto, la orden de Hanen da fe de su “deseo de venganza” contra los inmigrantes, y despeja cualquier duda de por qué los estados y fiscales generales republicanos lo buscaron en su campaña de ataque contra el DAPA y el DACA+.

  • Estudio revela que más de 6 millones de estadounidenses se beneficiarían con DAPA
  • Grupos proinmigrantes, entre éstos “America´s Voice” también condenaron la exigencia de Hanen de entregar la “mina de información” sobre los “Dreamers”, sugiriendo que es para ayudar al virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump.

    “¿Con qué fin? ¿Para allanar el camino a la fuerza de deportación de Donald Trump? Esto es un enorme abuso del poder judicial, repugnante e indignante” dijo Lynn Tramonte, subdirectora de “America´s Voice”.