Iglesia propietaria quiere deshauciar a centro de envejecientes en Alto Manhattan

El centro de envejecientes ARC XVI de Fort Washington ofrece servicios sociales, actividades, y transportación a miles de personas mayores cada año.

“Este centro se mantendrá abierto!”, así prometió el senador estatal Adriano Espaillat a la administración y los miembros del centro de envejecientes ARC XVI de Fort Washington en Alto Manhattan. Miembros de la comunidad se manifestaron junto a sus oficiales electos al frente de la iglesia propietaria.

La directora del centro, Fern Hertzberg, recibió una carta del dueño del espacio, Christ Church United Methodists, informando que no renovarán su contrato de arrendamiento para el 2017. La carta de tres oraciones no explicó la razón.

“Nos gustaría re-negociar”, dijo Hertzberg que estarían dispuestos a pagar una renta más alta. “Definitivamente nos tenemos que quedar porque tarda tres años construir un espacio nuevo”, dijo la directora.

ARC se fundó en el 1973 y ha estado en 4111 de la calle Broadway por casi 15 años. En esta nueva localización, el centro ha recibido millones de dólares en renovaciones. Alrededor de 100 envejecientes vienen diariamente para recibir comida gratis, servicios sociales, clases de computación, transportación, y actividades recreacionales. El 82% de los miembros de ARC son latinos.

El centro de envejecientes ARC Fort Washington ha estado abierto por más de 40 años.
El centro de envejecientes ARC Fort Washington ha estado abierto por más de 40 años. Foto por Camille Padilla Dalmau

Ana Castillo, de 71 años, dice que viene por la mañana al centro y se queda hasta las 5p.m. “Nosotros nos sentimos bien aquí”, Castillo teme que si cierran el centro se deprimirá. “Somos todos como hermanos”, dijo. Muchos envejecientes presentes compartieron el mismo sentimiento.

“Tenemos muchos años aquí. El personal y los directores son muy buenos. Nos ayudan mucho a llenar los papeles”, dijo Rosa Valerio, de 87 años quien ha estado viniendo al centro por más de 10 años.

El concejal Ydanis Rodríguez también estuvo presente en la manifestación. “Esto es uno de los mejores recursos que tiene el Alto Manhattan”, dijo haciendo un llamado a los nuevos propietarios. “Amenazar con desahucio sin tratar de re-negociar es un insulto a muchas personas mayores que usan este espacio para servicios vitales como comida caliente y actividades”.

Otros miembros de la comunidad también estuvieron presentes para mostrar solidaridad con el centro. Entre ellos Shahabuddeen A. Ally presidente de la junta vecinal 12 en Manhattan. “Nuestra sociedad será juzgada por como tratamos a los envejecientes y a los más necesitados”, dijo. El líder comunitario espera pasar una resolución en la junta vecinal denunciando la acción de la iglesia.

Los otros centros de envejecientes en el área están a más de 20 cuadras de ARC. La población envejeciente de la Ciudad de Nueva York ha estado creciendo desde el 2000. El 17.2% de la población en la ciudad son personas mayores, según el Censo del 2010.