Ley de los 5 centavos en bolsas plásticas en la cuerda floja

El Senado estatal aprueba un proyecto que podría tumbar la legislación del Concejo

Cajera Niki Peralta y Melido Teaza empacan los productos en bolsas de plastico.
Bolsas de plastico son usadas en La Esperanza Supermarket en Washington Heights.
Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Cajera Niki Peralta y Melido Teaza empacan los productos en bolsas de plastico. Bolsas de plastico son usadas en La Esperanza Supermarket en Washington Heights. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

El 5 de mayo pasado el Concejo de la Ciudad anunció con bombos y platillos la aprobación de la ley de las bolsas plásticas y de papel, que pretende proteger el medio ambiente, a través de la reutilización, imponiendo un cobro de 5 centavos a quienes no lleven sus fundas a las tiendas cuando hagan sus compras.

Y aunque la ley fue recibida con beneplácito por parte de muchos neoyorquinos que consideran urgente medidas así para salvar el medio ambiente, hubo otros que la criticaron por considerar que impacta fuertemente el bolsillo de los menos favorecidos.

Uno de ellos fue el senador estatal Simcha Felder, quien presentó una iniciativa para evitar que los neoyorquinos paguen por las fundas que usan.

La propuesta fue aprobada anoche con una votación de 36-22 y ahora pasará a la Asamblea.

“Las familias de Nueva York no necesitan otro impuesto regresivo”, comentó el senador, poco antes de que se realizara la votación en Albany. “Me desanima cada vez que oigo sobre la absurda legislación de impuestos a las bolsa de plástico que introdujeron en el Concejo. Esa es una carga económica indebida para los muchos neoyorquinos a los que les toca duro”.

El líder político recalcó que la ley aprobada en la Gran Manzana tiene la intención de recaudar dinero, más que cualquier otra cosa.

“Esta no es ni la primera ni será la última vez que la Ciudad esté tratando de recaudar impuestos con el pretexto de ser respetuosos con el medio ambiente. Pero hay un montón de iniciativas ecológicas que se pueden introducir sin agregarle costos a las familias y a los negocios pequeños”, enfatizó.

Por su parte, el líder de la Asamblea, Carl Heastie, ha dejado ver que tiene varias dudas para apoyar la propuesta del senador de Brooklyn, por lo que ha estado en comunicación constante con los políticos de la Gran Manzana para poder llegar a un consenso.

“Existen preocupaciones sobre la medida entre varios de los miembros y la Asamblea está en conversaciones con el Concejo Municipal y la Alcaldía”, comentó un portavoz de la Asamblea Estatal.

Y aunque de aprobarse la ley estatal, la legislación municipal se quedaría sin piso, los miembros del Concejo están optimistas en que eso no ocurrirá, según lo dio a conocer Robin Levine, portavoz del Concejo municipal.

“El Concejo de la ciudad de Nueva York estaba orgulloso de unirse a defensores del medio ambiente, grupos comunitarios, líderes religiosos y a los neoyorquinos al aprobar la legislación y hacer de Nueva York una ciudad más verde y sostenible, y estamos seguros de que el presidente Heastie y la Legislatura del estado comparten nuestro compromiso de proteger el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático”.