ACS investiga muerte de bebé como posible abuso infantil

Sin embargo todavía no hay suficientes pruebas para incriminar a los padres
ACS investiga muerte de bebé como posible abuso infantil
Los padres viven juntos pero no están casados.
Foto: Facebook

La Administración de Servicios Infantiles (ACS) confirmó que investiga la muerte de la bebé de cinco meses Alaia Baque como un presunto caso de abuso infantil, aunque destacó que todavía no hay pruebas suficientes para incriminar al padre de la niña, el ecuatoriano Jorge Baque.

Además de la ACS, el Departamento de Policía (NYPD) y la Fiscalía de Queens también investigan el fallecimiento de la pequeña que inicialmente se atribuyó a un supuesto ritual para curarle el mal de ojo.

“Estamos muy preocupados por estas noticias perturbadoras y estamos investigando las circunstancias en que ocurrió este trágico incidente, en conjunto con el NYPD”, indicó ACS a El Diario.

Las averiguaciones se enfocan en alegaciones de abuso infantil y maltrato, que surgieron durante los interrogatorios a los padres por parte de los detectives, según indicaron fuentes de la agencia infantil. El hijo mayor de Baque y su pareja, la salvadoreña Yessenia Sasso, continúa bajo la custodia del ACS.

El NYPD está enfocando su investigación en el padre de la pequeña, luego que en su testimonio Sasso indicó que la última vez que vio a su hija viva fue a las 2:00 a.m. del 30 de julio cuando la despertaron los llantos mientras el padre la estaba poniendo en la cuna. Cuando amaneció la niña se encontraba inconsciente. Sin embargo, la madre negó que ella o el padre hayan golpeado a la bebé.

Luego de ser interrogado el ecuatoriano buscó un abogado y no ha cooperado con los detectives, aunque el NYPD indicó que el testimonio de la madre no es suficiente para presentarle cargos. “Es posible que sólo la puso a dormir y que otra persona la golpeó días antes”, dijo un vocero de la Uniformada. El médico forense determinó que las heridas podrían ser de 2 a 7 días antes de la muerte.

Originalmente, se informó que la muerte de la niña ocurrió a manos de una curandera después de un ritual para quitarle un supuesto mal de ojo. Pero luego que la santera fue entrevistada por detectives en Queens, se desmintió la acusación.

El ritual, según lo describió la madre y la curandera en su testimonio, no pudo haber creado suficiente impacto para las fracturas que tenía la bebé en el cráneo según determinó el médico forense que declaró la muerte como un homicidio.

 

?>