Esta mujer afirma que sus fotos muestran un milagro

Decidió compartir su experiencia ahora, porque su salud se ha deteriorado desde que tomó las imágenes

Esta mujer afirma que sus fotos muestran un milagro
Para el ministro de la eucaristía, Roberto Cabrera López, la experiencia de Iris se traduce como una "bendición individual".
Foto: Primera Hora/Vanessa.serra@gfrmedia.com

Doña Iris Martínez López, de 70 años, asistió a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Santurce (Puerto Rico) en agosto pasado como cualquier otro día, pues es una devota católica “desde siempre”. Al terminar la misa, caminó hasta el sepulcro sagrado, sacó su teléfono y tomó varias fotos. Más tarde, al examinar las imágenes quedó de una pieza, impactada por lo que ante sus ojos mostraba su celular.

“Para sorpresa mía, y del sacerdote -porque yo se las mostré-, salió como (si la figura de Cristo fuera) un ser humano“, contó nerviosa la profesora de inglés, quien actualmente está retirada.

“Aquello es una escultura pequeña y en la foto salió como si fueran piernas humanas, además de las úlceras. Es increíble”, sentenció la creyente.

“Yo le enseñé las fotos al padre y él puso su mano sobre mi cabeza y me dijo: ‘Bendecida’“, continuó relatando la también escritora.

Para ella, lo que su cámara capturó fue algo que no puede explicar,  ya que alega que las heridas de Cristo aparentan ser reales, así como las dimensiones y la textura de la piel.

Doña Iris decidió compartir su experiencia ahora, porque su salud se ha deteriorado desde el momento en que tomó las imágenes. Cuenta que de ser una mujer con mucha energía, ha pasado a ser muy enfermiza.

“Yo iba todos los domingos a misa y estuve un tiempo sin ir, porque me han hospitalizado tres veces. Nunca me enfermaba y desde que tomé la foto y no dije nada me he enfermado mucho. Dios me ha sacado de ahí tres veces, porque tenía que compartir esto”, dijo emocionada la mujer, quien asiste a la misma iglesia desde hace décadas.

“Para que a mí algo me impresione se necesita, y eso a mí me impresionó”, aseguró quien busca alguna interpretación a su experiencia mística.

Para el ministro de la eucaristía, Roberto Cabrera López, la experiencia de Iris se traduce como una “bendición individual, donde la gracia de Dios se manifiesta a esa persona“.

“Estos no son dogmas de fe, que la gente no tiene que creer en ellos, pero son bendiciones individuales”, explicó el ayudante de la parroquia.

Según contó, la Iglesia como institución no reconoce estas manifestaciones como milagros, sino como experiencias personales abiertas a la interpretación de los feligreses.

Son regalos a las personas. Como Dios no puede sufrir, se manifiesta a través de las figuras, quizás, por el pecado público, del escándalo”, señaló.

Cabrera López, que conoce a Iris desde hace años, sostiene que es posible ser “bendecido” de esta forma por Dios y que son múltiples las experiencias como estas que viven los creyentes alrededor del mundo.

– Jayson Vázquez Torres