Pastor califica evento de Trump como con tintes “demoniacos”

Joel Tooley escribió una crónica en Facebook que ha sido compartida miles de veces
Pastor califica evento de Trump como con tintes “demoniacos”
Joel Tooley compartió varias imágenes del evento del presidente Trump en Florida.
Foto: facebook.com/joel.tooley

Un pastor de Florida traer vuelto loco Facebook por una crónica que escribió sobre el “rally” del presidente Donald Trump en Florida, donde calificó algunas expresiones de sus seguidores como “demoniacas”.

Joel Tooley comienza su texto advirtiendo a los lectores que aquello que están a punto de leer puede incomodar a algunas personas o molestarlas, si es que son seguidores fervientes del presidente, pero consideró que era importante escribir su experiencia y reflexionar lo vivido.

El pastor de la Primera Iglesia del Nazareno en Melbourne acudió a ese evento junto con su hija de 11 años, al considerar que era importante para ella “conocer al presidente de los Estados Unidos”.

“Conozco a mucha gente que votó por él, amigos, familia, gente de la iglesia que tuvieron sus propias razones para ello”, narra Tooley.

Sin embargo, reconoce que tras lo vivido, está convencido que Trump “no debería ser el presidente”.

Cuenta que le admiró la labor del Servicio Secreto, a quienes alabó por “poner sus vidas en primera línea por el país”.

“Estábamos cerca de tres filas de personas desde el frente y tenían una posición muy buena para ver al presidente… había mucha emoción y un fuerte sentido del patriotismo”, expone.

Aunque dice que fue intrigante ver cada 15 minutos comentarios como “Dios bendiga a los EEUU, como si estuvieran en una iglesia… La gente se estaba poniendo en una profunda experiencia religiosa…. y me hizo sentir incómodo”, escribió.

Tooley dice que ama su país y siente respeto por quienes han sacrificado su vida por él, pero lo que estaba viviendo parecía un concierto de rock o un partido de futbol con los equipos más populares, debido a “las caras pintadas, banderas voladoras, confeti en el aire y celebrando”.

Cuenta que de todo el evento, las expresiones religiosas, a las que calificó de superficiales, le sorprendieron más: “gracias por hacer de esta la nación más grande en la tierra… en nombre de Jesús”, dijo un pastor invitado por los organizadores

“Lo siento. No. De ninguna manera, José”, escribió Tooley. “Pastor, esta no es la nación más grande de la tierra. La Nación más grande de la tierra no existe. ¿Somos una gran nación? Definitivamente, pero también hay muchas otras naciones grandes”, consideró.

Le sorprendió más cuando la Primera Dama, Melania Trump, comenzó a recitar una oración.

“No puedo explicarlo, pero me sentí mal. Esto no fue una oración proclamaba la presencia de Dios todopoderoso, se sintió teatral y manipuladora”, dijo Tooley.

Lo peor vino cuando el presidente Trump comenzó a hablar, con demasiado desprecio a otras personas.

“Las primeras palabras de la boca del presidente fueron las palabras de un matón… Empezó a acosar y criticando a los medios como un matón que incita a una multitud”, consideró Tooley.

Los gritos exacerbados de la multitud espantaron a la hija del pastor, sobre todo cuando él intentó ayudar a una mujer con un niño en silla de ruedas empujada, quien fue agredida por un sujeto.

“Mi hija de 11 años estaba aferrándose a mi brazo, llorando con miedo”.

“He estado en lugares y he tenido experiencias antes donde la actividad demoniaca era palpable. El poder del Espíritu Santo de Dios me estaba protegiendo en esos momentos y una vez más me protegía a mí y a mi hija en este momento”, contó.

Tooley dice que el discurso del presidente era en contra de mucha gente, de los refugiados, de contruir muros, mientras escuchaba varias veces la palabra “¡fuck you!” de los seguidores.

“Me di cuenta de que no estábamos escuchando a alguien presidencial, estábamos escuchando a alguien muy poderoso”.

El pastor reconoce que nunca ha apoyado a Trump, pero después de su experiencia menos lo apoya.

“Lo siento. No puedo… Lo intenté… Que Dios tenga piedad de mí”, termina su crónica.

El texto ha sido retomado por varios medios y en redes sociales tiene casi 20,000 “me gusta” y ha sido compartido más de 21,000 veces.