La nueva cacería del FBI por filtración de documentos a WikiLeaks

La fuga de documentos sobre "hackeo" cimbró a las agencias de inteligencia estadounidenses
La nueva cacería del FBI por filtración de documentos a WikiLeaks
La nueva sede del FBI podría construirse en Greenbelt, Maryland.
Foto: YURI GRIPAS/AFP/Getty Images

Apenas se dieron a conocer las filtraciones de documentos de la CIA a WikiLeaks, el FBI comenzó una investigación para hallar al o los culpables.

Aunque las agencias de inteligencia no dieron declaraciones, la fuga de información sacudió a los funcionarios gubernamentales y a sus contratistas, quienes intentaron determinar el alcance de la filtración y sus implicaciones futuras, indicó The Washington Post.

Ese escenario parecía muy similar a lo que se vivió con las revelaciones hechas por el soldado Chelsea Manning y del exagente de la Agencia de Seguridad Nacional, Edward Snowden, pero sorprendente porque desde entonces se había intentado reforzar los procedimientos de seguridad, a fin de evitar estos casos.

Sin embargo nada fue suficiente y ahora que ha sucedido, el FBI tiene ya implementada la cacería de los culpables, aunque el tema no le es ajeno, pues lleva investigando a WikiLeaks desde hace varios años.

Las empresas de tecnología afirman que no han recibido notificaciones del Buró sobre este caso, pero no tardará mucho en que las indagatorias salpiquen a funcionarios y contratistas privados.

WikiLeaks informó este martes de las nuevas filtraciones, documentos sobre las herramientas informáticas con las que la CIA espía a los ciudadanos, empresas y a otros gobiernos.

Julian Assange, editor de esa organización, llamó como “Año Cero” a la primera parte de los documentos liberados.