Escuelas públicas reabren tras la tormenta Stella

Aunque la nevada no fue tan severa como se esperaba, la Ciudad mantuvo el estado de emergencia durante todo el día y para este miércoles piden precaución

Guía de Regalos

Escuelas públicas reabren tras la tormenta Stella
Tormenta de nieve Stella llega a Nueva York.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La tormenta Stella, que prometía dejar hasta 18 pulgadas de acumulación de nieve en la Gran Manzana este martes, resultó menos severa de lo que los meteorólogos pronosticaron. Y luego de un día entero en el que Nueva York estuvo bajo estado de emergencia, el transporte público se redujo y los niños no tuvieron clases, este miércoles la ciudad vuelve a la normalidad, tras la labor de cientos de trabajadores que pasaron la noche limpiando las carreteras para evitar incidentes.

Además de la reapertura de las escuelas públicas, este miércoles se esperaba que los trenes del Subway también funcionen con normalidad, sobre todo durante las ‘horas pico’ de la mañana cuando millones de neoyorquinos se dirigen al trabajo.

Así lo anunció el alcalde Bill de Blasio, quien a pesar de confirmar al mediodía del martes que Stella se había debilitado, prefirió mantener el estado de emergencia en la Gran Manzana hasta la media noche para garantizar que los equipos de limpieza hicieran mejor su trabajo y que este miércoles la ciudad de Nueva York funcionara de manera regular.

“La situación está bajo control”, aseguró De Blasio, tras informar que este miércoles las escuelas abrirán normalmente, pero advirtió a los neoyorquinos que conserven la precaución, especialmente porque habrá aceras y calles resbalosas que pueden ser muy peligrosas.

Tormenta de nieve Stella llega a Nueva York.
Tormenta de nieve Stella llega a Nueva York.

“Aunque no estuvo nevando tanto como estábamos esperando, todavía fue una tormenta peligrosa y seguimos dando todos los pasos necesarios para mantener a los neoyorquinos seguros”, agregó De Blasio, quien comentó que como parte del Código Azul, que pretende garantizar que ningún desamparado esté en las calles cuando hay temperaturas riesgosas, 60 personas sin hogar fueron llevadas a albergues, entre ellas tres que no deseaban hacerlo.

Entre tanto, el gobernador Andrew Cuomo advirtió que aunque en ciertas partes al norte del Estado la situación fue más intensa, lo que obligó a cerrar el Metro-North, en la Gran Manzana el Subway y los autobuses prestaron servicio reducido y los trenes elevados se cerraron por precaución.

“Uno de los beneficios de esta situación es que la gente escucha los pronósticos”, aseguró el mandatario estatal, tras advertir que otro punto a destacar fue que las vías estuvieron poco transitadas, lo que permitió a los más de 5,000 camiones que se desplegaron, limpiar la nieve más fácilmente.

Ronnie Hakim, portavoz de la MTA confirmó que durante todo el día hubo una significante reducción de pasajeros en el metro y, para evitar contratiempos este miércoles, invitó a los usuarios a revisar primero el sitio web de la Autoridad Metropolitana de Transporte alert.mta.info para enterarse de las últimas actualizaciones del servicio. Se esperaba que este miércoles el servicio en el sistema de trenes subterráneos funcionara con normalidad.

La gobernación de Nueva York también aseguró que el 99% de los vuelos fueron cancelados el martes en aeropuertos como La Guardia y el JFK, por lo que recomendaron llamar a las aerolíneas este miércoles para conocer el estatus de los viajes, aunque se esperaba que la situación se regularizara.

Aunque en algunas partes al norte del Estado cayó mucha nieve, en la Gran Manzana se estima que la acumulación no fue de más de 6 u 8 pulgadas, algo que mantuvo contenta a la ecuatoriana Cecilia Matamoros.

“Aunque tuve que ir a trabajar, lo bueno es que no cayó tanta nieve y que en unas horas ya todo  esta normal otra vez, porque si hubiera sido como decían, nos iba a arruinar la semana y el fin de semana también”, comentó la joven, mientras esperaba el tren R en Astoria para ir a su empleo en un restaurante en Manhattan que cerró en la mañana, pero abrió normalmente en la tarde.

El Departamento de Sanidad de la Ciudad confirmó que como parte de sus labores en la nevada, desplegaron un equipo de 2,400 empleados por cada turno de doce horas, 689 vehículos para esparcir sal y 1,600 camiones con palas para limpiar la nieve.